www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 11

Vuelta. Gaudu se corona en la Farrapona y los favoritos no se mueven

Vuelta. Gaudu se corona en la Farrapona y los favoritos no se mueven
Ampliar
(Foto: Twitter: @lavuelta)
domingo 01 de noviembre de 2020, 06:12h
Marc Soler lució en la fuga y el Jumbo gobernó. Roglic y Carapaz siguen empatados. Clasificaciones

Resulta complicado afirmar que el recorrido de la Vuelta a España 2020 se pone serio a estas alturas, contemplando que en los primeros cinco días de competición los corredores debutaron con tres jornadas montañosas. Pero lo cierto es que este sábado comenzó el paso por Asturias, un tramo tradicionalmente fiscalizador de las fuerzas de cada cual. Y esta vez los dos mejores afrontaron este primer capítulo astur con igualdad total de tiempos. Esto es, empatados.

La organización desplegó 170 kilómetros salpicados por cinco puertos. Una barbaridad que arrancaba de Villaviciosa y que se cruzaba con las ascensiones al Alto de la Campa (Tercera Categoría), al Atlo de la Colladona (Primera Categoría, 6,6 km al 6,6% de desnivel medio), al Alto de la Cobertoria (Primera Categoría, 10 km a 8,7%), al Puerto de San Lorenzo (Primera Categoría, 9,3 km al 8,9%) y al definitivo Alto de la Farrapona (Primera Categoría, 16,6 km al 5,7%), que acogía la meta. Rodado de los Lagos de Somiedo.

Así que los corredores de todo pelaje se remangaron porque venían curvas. Y poco importó el venidero desnivel acumulado de 5.090 metros a los múltiples aventureros que trataron de escaparse de forma precoz. En esos nombres figuraban ilustres como Tim Wellens -uno de los más combativos- o el francés y líder de la montaña Guillaume Martin. Y en las rampas de La Colladona un total de ocho fugados se asentaron como cabeza de carrera, al tiempo que el Jumbo Visma y el Ineos tiraban con calma del gran grupo. No se había ido ningún escalador peligroso para la clasificación general.

Pero la calma en esta prueba no dura mucho y el Movistar ejecutó su plan: en La Cobertoria atacó Marc Soler. El catalán, que viajaba décimo en la general, conectó con una fuga en la que yacía su compañero Nelson Oliveira. Ahí sí que los equipos potentes se tomaron en serio la situación y aumentaron el ritmo, fijando un diapasón exigente que ya no aflojaría. Los escapados cruzarían ese alto con 2.35 minutos de ventaja y atravesaron el ascenso de San Lorenzo aguantando la brecha temporal. Aunque en ese monte el cansancio empezaría a tomar la escena. Con Martin acumulando puntos para su maillot de lunares.

El caso es que los corredores del Movistar que iban delante lanzarían un órdago en el descenso de San Lorenzo. Echaron a volar. En paralelo, los gregarios del Jumbo Visma aplicaban la misma receta, manteniendo siempre la tensión en las piernas de sus rivales. Y con esa marcha de persecución, que no acababa de poner el lazo a la escapada, se alzaría el telón de la última ascensión, la de La Farrapona. Pasadas las cuatro horas de esfuerzo, y a los pies del puerto, el colchón de los fugados había aumentado.

Y Soler se cansó de trabajar ofreciendo relevos para que la victoria se jugara entre sus colegas de viaje, y no en el grupo de los gallos de la general. Por ende, el catalán intentó repetir victoria de prestigio en solitario. Cambió el ritmo a cinco kilómetros de meta, en el inicio de lo más duro de la subida. Sólo le aguantó el ritmo David Gaudu (Groupama FDJ). Los dos se exprimieron cuando la carretera asume rampas del 12%, serpenteando, para certificar que el champán se iba a repartir entre ellos. Y en ese cuerpeo, rebosante de nervios, Gaudu contemporizó hasta soltar el hachazo que neutralizó la probatura del español y le despegó hacia la victoria. El corredor de 24 años, ganador del Tour del Porvenir y de una etapa del Tour de Romandía 2019, estrenó su palmarés en una grande.

Quedaba por ver qué ocurría con los favoritos. Recordando que Roglic y Carapaz seguían empatados a tiempo en esa subida venenosa. Llegaron muy mermadas las fuerzas de los mejores, que siempre marcharon bajo las condiciones de un Jumbo Visma que despiezó hasta el complejo al tren del Ineos. El ecuatoriano se quedó sólo, pero el esloveno no se movió. Quien sí lo hizo fue el tercero en discordia, Dan Martin. El irlandés atacó y se llevó a rueda a los dos primeros y a un Enric Mas que parece ir de menos a más. Quizá hayan guardado fuerzas para este domingo, día en el que saluda el alto de L'Angliru.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios