www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PAPA Y EL PRESIDENTE

sábado 31 de octubre de 2020, 17:58h
El Papa Francisco sabe muy bien que, aparte Europa, la casi totalidad de las naciones...

En el diario El Mundo, Luis María Anson, académico de la Real Academia Española y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, publicó el artículo que reproducimos a continuación y que tuvo copioso eco en las redes sociales.

El Papa Francisco sabe muy bien que, aparte Europa, la casi totalidad de las naciones de mayoría católica en el mundo, desde Argentina a Filipinas, fueron evangelizadas por España. Sabe muy bien que cerca de la mitad de los católicos del mundo hablan español. Sabe muy bien que un alto porcentaje de las misioneras y los misioneros católicos, en América, en África y en Asia, son españoles. Sabe muy bien que Jose Anchieta fue el evangelizador de Brasil, la nación católica más poblada. El Papa Francisco canonizó al jesuita Anchieta rindiendo tributo a la cristianización de Brasil en la época, 1580 a 1660, en que la gran nación perteneció a España. Anchieta, hoy santo, es uno de los grandes españoles de nuestra Historia. Fue poeta, arquitecto, ingeniero, médico y lingüista. Escribió, incluso, una obra de teatro en lengua tupí. Hijo de judía, Anchieta contribuyó decisivamente a la fundación de Sao Paulo (San Pablo de Piratininga) y también de Río de Janeiro. Deslumbró al reyezuelo brasileño Tibirisá. En 1588 se le consideró “el apóstol de Brasil”.

Todavía los fines de semana acuden a misa en España más de 11.000.000 de personas y Pedro Sánchez, qué acierto, qué inmenso acierto, ha visitado al hacedor de puentes, al Sumo Pontífice en Roma. Si no se quiere perder la objetividad, habrá que aplaudir el gesto del presidente del Gobierno. Tanto él como su esposa fueron a la audiencia cumpliendo los protocolos vaticanos, incluso los de vestuario. Sánchez acertó también al regalar al Papa una edición facsímil del Libro de Horas de Rodríguez de Fonseca, un clérigo que durante los reinados de los Reyes Católicos y de Carlos I defendió el mestizaje.

El Papa Francisco le dijo a Pedro Sánchez que “la nación se construye entre todos” y que las ideologías “desfiguran la patria”, al “apoderarse de la interpretación de la nación”. Pudo recordar el Papa al líder socialista español que la Rerum novarum y la Quadragesimo anno fueron las encíclicas que plantearon la justa distribución de la riqueza nacional. Y la Mater et magistra, la Populorum progressio y la Sollicitudo rei socialis exigen la justa distribución de la riqueza mundial.

La iglesia de los pobres, en fin, la iglesia de la madre Teresa de Calcuta, debe ser la iglesia del siglo XXI. Estoy seguro de que Pedro Sánchez, tras el Consejo de Ministros extraordinario de ayer, reflexionará sobre la significación del catolicismo en España.