www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 10

Un Real Madrid en cuadro sobrevive a los achuchones del Villarreal |1-1

Un Real Madrid en cuadro sobrevive a los achuchones del Villarreal |1-1
Ampliar
(Foto: Efe)
sábado 21 de noviembre de 2020, 18:07h
Un tanto de Mariano nada más arancar el partido, le valió al Real Madrid para sacar un empate en su duelo ante el Villarreal. Los amarilos, que en la segunda parte se lanzaron a por la remontada, acabaron haciendo sufrir a los blancos tras lograr el empate de penalti.

Como una vacuna, así actuó la conexión Carvajal-Mariano a los 105 segundos de partido en Villarreal. Un gol de cabeza del delantero blanco que sirvió para inmunizar a un Real Madrid en plena convalecencia de virus FIFA.

Sin Casemiro, Militao, Ramos, Benzema, Jovic, Odriozola ni Valverde en la expedición a tierras castellonenses, Zidane buscó en un 4-2-3-1 la solución a sus problemas de bajas. La recuperación para la titularidad de Carvajal y Odegaard salvó los muebles a un técnico que acabó con dos porteros para ocupar por entero el banquillo visitante.

Nacho comenzaba por fin como central, Lucas adelantaba su posición, Odegaard ocupaba una mediapunta escoltada por Modric y Kroos y Mariano recuperaba la delantera ante la falta de opciones. Y el dominicano no defraudó en cuanto se de dio la alternativa.

Desde el pitido inicial el Real Madrid tuvo el balón hasta los 105 segundos, momento en el que un cabezazo en plancha de Mariano tras un envío de Carvajal mandó la pelota al fondo de la red.

Con el 0-1 en el marcador nada más empezar, la vida se ve de otra manera. Y el Real Madrid, cómodo, balanceaba la pelota por todo el campo sin demasiada dificultad ante un Villarreal que dejaba hacer mientras se replanteaba el partido.

No fue hasta pasado el cuarto de hora cuando el combinado amarillo logró encadenar varias jugadas largas. Y una de ellas acabó con un envío al corazón del área de Gerard Moreno que Parejo mandó de cabeza por encima del larguero.

La tranquilidad del Real Madrid en la primera parte quedó reflejada en que esta fue la única ocasión que llegó a inquietar.

La falta de mordiente local estuvo justificada en la buena posición de la zaga blanca. Repliegue rápido de los de Zidane, que dejaban por delante a Odegaard y Mariano apretar la salida del Villarreal. Ante la falta de Casemiro, con mordiente por detrás de Kroos y Modric, Zidane la trasladó a la vanguardia aprovechando la sangre de los jóvenes.

En este esquema de ajedrez, y a falta de la energía que inclinara la balanza a un lado u otro, el partido mantuvo el resultado hasta el descanso. Los responsables de salpimentar los ataques de ambos equipos no terminaban de entrar en juego. Por el lado del Villarreal, Gerad Moreno se desesperaba ante lo estático del juego de los suyos; por el lado del Real Madrid, Hazard apenas participaba ni desequilibraba.

Sin embargo, tras el paso por vestuarios el Villarreal logró salir con una marcha más. Más agresivo en la presión, los de Emery acechaban el área de Courtois con mayor frecuencia. Y si bien no terminaban de entrar, cuando lo hacía llevaba el peligro en las botas.

Reclamaba Moreno más velocidad y Trigueros se la dio aprovecando un error forzado de Kroos en la salida. Pero el delantero falló una ocasión de oro cuando ese pase le dejó dentro del área en posición franca de disparo.

En contrada la melodía, Emery decidió agitar el partido con un triple cambio a media hora del final. Adiós a Trigueros, Bacca y Pedraza por Estupiñán, Chukweze y Pino para un cambio de esquema.

Y aplicando la tercera Ley de Newton, Zidane reaccionaba al instante dando entrada a Vinícius e Isco en lugar de Odegaard y Hazard.

En esta fase de apuestas renovadas, fue el Villarreal el que se acercó más al gol. Emery quiso abrir las bandas para encontrar huecos en el repliegue blanco. Y así Estupiñán, desde la izquierda, calzó un centro hacia la frontal que remató de manera errática un Parejo sin oposición.

Los locales insistían en el empate y su esfuerzo obtuvo recompensa en el minuto 76. Un balón filtrado de Estupiñán para Chukweze al desmarque acabó en penalti cometido por Courtois al derribar al extremo de manera clara. El cuarto en dos partidos. Gerard Moreno, desde los once metros, no falló. Un tiro entre palos de cada equipo hasta el momento, dos goles.

El cambio de estrategia de Emery seguía dando sus frutos. La velocidad de Estupiñán y Chukwueze permitió al Villarreal dominar al Real Madrid en el último tramo de partido.

Un Real Madrid que iba deshilachando la seguridad mostrada en la primera parte. Del buen repliegue y reparto de tareas claras a un popurrí de subidas, errores y equipo roto en los últimos minutos. Una percepción que podría achacarse al famoso virus FIFA, pero que viene de antes del parón de selecciones: el fondo físico del Real Madrid no da para aguantar 90 minutos al máximo nivel.

Haciendo honor a la falta de mordiente mostrada durante la mayor parte de los minutos, el empate a uno acabó esculpido en piedra pese a unos úlitmos instantes con locura desatada a un lado y otro del campo.

- Ficha Técnica:

1. Villarreal: Asenjo, Mario Gaspar (Peña, m.88), Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán, m.61). Parejo, Iborra, Trigueros (Chukwueze, m.62), Moi Gómez (Take, m.88), Gerard y Bacca (Yeremi, m.62).

1. Real Madrid: Courtois, Carvajal, Nacho, Varane, Mendy; Kroos, Odegaard (Isco, m.65), Modric; Hazard (Vinicius, m.65), Mariano (Asensio, m.85) y Lucas Vázquez.

Goles: 0-1, m.2: Mariano. 1-1, m.76: Gerard, de penalti.

Árbitro: Hernández Hernández (C. Canario). Amonestó por el Villarreal a Yeremi, y por el Real Madrid a Nacho y Kroos.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de La Cerámica sin espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios