www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Maneras de llorar

Juan José Vijuesca
miércoles 02 de diciembre de 2020, 20:13h

Doña Irene Montero ha llorado en vivo y en directo. No ha hecho pucheros, no, ha sido a lágrima suelta, sin pañuelo ni consuelo. Una ministra de Gobierno ha de ser menos plañidera y más entera, aunque el dolor de lo ajeno muerda. Otra nueva víctima machista se ha muerto sin quererlo, muchas otras mujeres también antes lo hicieron. Todos lloramos tal desenfreno, pero lo hacemos en silencio, detrás de las cámaras, por ser anónimos y no miembros del Gobierno. Su ratio de audiencia nos pone en evidencia, no puede ser que doña Irene moje el suelo y nosotros lo freguemos. Aquí todos y todas somos iguales e igualas en esta lucha tan canalla, que por no llorar uno se calla, cierto, pero las lágrimas no están bien cuando lo son a granel. Odiamos el maltrato machista, señora ministra, pero no nos deje de esta guisa, con este mal sabor, como si los demás no sintiéramos dolor.

Lloramos y sentimos, sin ser ministras ni ministros; pero no por ello dejamos de hacerlo. No nos llene usted de húmedos ejemplos, los lamentos se guardan en deseos y en mejores hechos. Hombre o mujer para el caso que más da, siendo usted la ministra de Igualdad, solucione por decreto tanta maldad. Publiquen la identidad de cuantos canallas maltratan. Haga que sus nombres y apellidos circulen en publicidad. Ponga cara a cuantos amenazan y acaban por matar. Hágalo público, señora ministra, pongan la foto de los canallas ya sea en pueblos o en ciudad, y déjese de llorar. Duele el dolor de la infamia, faltaría más; pero ¿Cuántas mujeres van? Más que políticos y ya ve, muertas todas ellas están. Por eso le repito, difundan de esta gentuza su identidad. Hagan una ley que muestre la cara de la crueldad. No silencie el miedo de tantas mujeres a cambio de lágrimas. Ahórreselas, doña Irene, que aun suponiéndolas verdad, duelen; aunque más duele ver los féretros pasar.

Doña Irene, si es usted ministra de Igualdad no es para llorar, es para evitar que otros y otras mueran a manos de la brutalidad; por eso, apriete los dientes y eche ovarios, que mujeres mueren a diario igual aquí que en Afganistán. Hagamos un llanto universal, seamos un poco más solidarios, que mujeres tenemos con lágrimas marcadas desde que nacen en según qué lugar. Seamos lo que hemos venido a buscar, la Igualdad en mayúscula por aquello de solucionar. ¡Ay doña Irene! Qué fácil es llorar y cuán difícil gobernar. Lo fácil es sacar pecho en toreo de salón, lo difícil es hacerlo en los medios donde no existe el perdón. Lo fácil es lo que se hace solo, mientras cuidamos el sesgo del protocolo, ya sabe, ese que se guarda en silencio ante embajadas de países en donde los genitales marcan el sexo de la violencia de género. Lo fácil es nadar y guardar la ropa, ver la vida pasar o nacer mujer sin ser igual aquí que hacerlo en Irán, la India, Siria o Pakistán.

Es preciso llorar, pero no me sea gemebunda y hágalo en Galapagar. Hágalo sin ruido ni estridencias como hacemos los demás ¿o acaso cree que nuestros duelos son menos? La injusticia social es tan antigua como la humanidad misma, pero no olvide que la solución se hace con política y no con lágrimas, porque la sociedad no es cosa de pertenencia, sino de solvencia entre hombres y mujeres. Lo de ser ministra es solo un acto de fe para bien de usted; pero eso no le concede eyectar lágrimas de ocasión, porque la mujer del César además de serlo debe parecerlo por simple deducción. Somos muchos los acostumbrados a llorar por tanta calamidad terrenal, ya sea por hambre, enfermedad, violaciones, ablaciones, matanzas, tráfico de niños y lo hacemos sin distinción de raza, religión, ni condición sexual.

Hágame caso, doña Irene, no todo consiste en volver a casa sola y borracha ¿se acuerda? Esa no es la razón, el sentido principal es que dejemos de llorar en sus diferentes maneras y pongamos negro sobre blanco un remedio tan necesario. En fin, para acabar, y a medias con Sabina: “Qué manera de aguantar. Qué manera de sufrir. Qué manera de morir. Qué manera de ultrajar”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (20)    No(0)

+
2 comentarios