www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ COMPRA LOS VOTOS QUE NECESITABA PARA LOS PGE

jueves 03 de diciembre de 2020, 13:48h
No se puede negar que Pedro Sánchez se ha apuntado un éxito al conseguir 188 votos para la aprobación de los Presupuestos...

No se puede negar que Pedro Sánchez se ha apuntado un éxito al conseguir 188 votos para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. El sanchismo está lógicamente satisfecho respaldado por su socio de Gobierno, Podemos, y por los diversos partidos con los que los podemitas negocian y que en ocasiones controlan.

El éxito del presidente del Gobierno, robustecido ya por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, es ciertamente incuestionable, pero con reservas. Y esas reservas nacen de lo que han costado los votos suplementarios. A Esquerra Republicana de Cataluña se le ha pagado el apoyo con la promesa del indulto de los condenados por graves delitos contra la Constitución del Estado, aparte concesiones fiscales y de otro orden económico. Del PNV se han conseguido sus escaños vejando al Ejército español con el cierre de un cuartel centenario en San Sebastián, aparte de no pocas concesiones económicas. Bildu también ha sumado sus votos a cambio del acercamiento de los criminales etarras a las cárceles del País Vasco y tal vez, como algunos han insinuado, con determinadas concesiones económicas tanto en Navarra como en la Autonomía vasca. No sería demasiado aventurado afirmar que, salvo alguna excepción, los votos favorables a los Presupuestos Generales del Estado de otros pequeños partidos nacen también de concesiones económicas que desconocemos. Hablando de forma clara y sin eufemismos, Pedro Sánchez ha comprado, a cargo del dinero que procede de los impuestos, los votos que necesitaba.

No se trata, pues, de unos partidos generosos que han votado los Presupuestos por considerar que eran convenientes para el bien común de los españoles. El voto favorable no ha sido gratis. Nace de una negociación en la que el Gobierno ha hecho todo tipo de concesiones, algunas de las cuales afectan incluso a la dignidad nacional.

Tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, Podemos retorna a una situación de debilidad. Los podemitas saben que Pedro Sánchez, que ha engañado de forma reiterada a muchos de sus interlocutores desde hace dos años, lo haría sin pestañear también con Podemos. Y Pablo Iglesias lo sabe aunque calle discretamente.