www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO CASADO, DISPUESTO A ENGULLIR A CIUDADANOS

lunes 14 de diciembre de 2020, 10:45h
A pesar del mordisco por la derecha de Vox, Pablo Casado sigue pensando que todavía la mayoría de votos se...

A pesar del mordisco por la derecha de Vox, Pablo Casado sigue pensando que todavía la mayoría de votos se encuentra en el centro de la campana electoral. Por eso el Partido Popular se esfuerza de manera abierta en engullir a Ciudadanos Hace solo ocho meses, Albert Rivera tuvo en su mano instalarse en el poder. Se alzó en las elecciones generales de abril con 4.156.000 votos y, aliado con el PSOE sanchista, formaba una cómoda mayoría de 180 escaños en el Congreso de los Diputados. No le dio la gana dar un paso adelante porque soñaba, según algunos de sus colaboradores, con desplazar al PP como primer partido de la oposición. Pagó caro su error y con él la sociedad española. Las elecciones de noviembre redujeron a Ciudadanos a la insignificancia y permitieron a Pablo Iglesias organizar la actual situación con un pacto de legislatura en el que los pequeños partidos secesionistas se hicieron indispensables y bien que se están cobrando sus votos.

Aunque las elecciones catalanas podrían robustecer a Vox, Pablo Casado sabe que, si triunfa su política de centro con la absorción de Ciudadanos, se situaría en el entorno de los 11.000.000 de votos, lo que podría abrirle los portones del palacio de la Moncloa.

Inés Arrimadas es consciente de lo que se propone el Partido Popular y se bate por subrayar diferencias, hasta ahora con escaso éxito. El error inmenso de Albert Rivera, que provocó la alianza socialcomunista, hace hoy muy difícil mantener la fidelidad de los votantes de centro a Ciudadanos.

En su día, Adolfo Suárez, tras ser escabechado por sus partidarios de la UCD, lo tuvo claro y creó el Centro Democrático y Social. “Basta con 60 o 70 escaños para ser el árbitro de la situación en España”, decía. Albert Rivera tuvo en la mano y a placer el papel bisagra. No supo aprovecharlo y lo estropeó todo.

A mi manera de ver, la política de Pablo Casado tiene muchos riesgos, pero es certera. Si consiguiera su propósito devolviendo al PP a sus cauces de centro derecha, se le despejarían los horizontes monclovitas en muy poco tiempo.