www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MMA

UFC. 'Chito' Vera cae con Aldo y no puede abrir las puertas a Ecuador

UFC. 'Chito' Vera cae con Aldo y no puede abrir las puertas a Ecuador
Ampliar
(Foto: Twitter: @chitoveraUFC)
domingo 20 de diciembre de 2020, 06:59h
El aspirante venía de apagar el brillo inflado de O'Malley pero no pudo con la leyenda brasileña.

Marlon 'Chito' Vera representa la mejor opción que ha tenido Ecuador para asomar a la gloria de la UFC. El peleador nacido en Manabí hace 28 años, y desarrollado para la lucha en Guayaquil, compareció este domingo en el Apex de Las Vegas para confirmarse como una alternativa válida a la terna de dominadores de la división del peso gallo. Con Petr Yan, Aljamain Sterling, Marlon Moraes o Cody Garbrandt en la cima.

Este representante de los peleadores latinos está tratando de establecerse en Estados Unidos y ganarse la vida en el octágono, para alimentar a su familia. Suda el sueño americano en compañía de Alex Pérez, el californiano-mexicano que en noviembre perdió con Deiveson Figueiredo en la pelea por el título del peso mosca en el UFC 255. La pasión y el rigor de ambos se ha retroalimentado, en especial, en este convulso 2020.

'Chito' Vera no se despega de su tremenda ética de trabajo y de su humildad. Ante la irrupción del coronavirus y la obligación de cierre de todos los deportes, contempló la posibilidad de buscarse un trabajo al tiempo que continuaba con su preparación. En su garaje y en el de un amigo. Eso ha dicho al respecto en estos días: "Le doy las gracias a la UFC y a Dana (White) por hacer esto posible. Ellos tranquilamente como empresa podrían haber cerrado por un año y estaríamos todos jodidos. Las oportunidades hay que tomarlas y aprovecharlas. Muchos peleadores se quejan porque está todo cerrado y el gimnasio está cerrado. La calle no está cerrada, puedes ir a correr. Puedes poner un saco en tu casa. Hay que adaptarse y ver cómo sobrevivir. Y si algo yo sé es cómo sobrevivir".

Su récord de 16-6-1 padeció un torbellino en esta temporada. En mayo perdió ante el chino Song Yadong, en una de las decisiones más discutidas que se recuerdan. Ante esa injusticia, la compañía estadounidense le brindó una guinda para agosto: verse las caras con Sean O'Malley, invicto (12-0) y máquina de highlights, amén de una de las jóvenes perlas con las que White espera reflotar el negocio en el futuro cercano. En ese brete, el ecuatoriano lució personalidad y deshizo al proyecto norteamericano con astucia. Para ganarse acceder a peldaños superiores y desinflar el globo de fama de su oponente. Ese triunfo le hizo facturar, en el UFC 252, la entrada al Top-15.

Y la empresa le regaló la ventana de oportunidad definitiva. Este domingo pelearía contra el veterano José Aldo (28-7). El brasileño que reinó en el peso pluma hasta hacerse icónico, antes del advenimiento de Conor McGregor. Así que, tras tumbar a una promesa inflada, le tocada a Vera abordar a un ilustre veterano. Con el objetivo de acercarse al tren de los aspirantes más y más cerca. "En la vida tienes que adaptarte. No tienes que esperar a que las cosas pasen o se den para ti. Simplemente tienes que buscar la forma de hacer lo mejor con la situación que tengas", repitió esta semana. Y lo puso en práctica en el octágono ante Aldo.

El latino, que defiende que tras el trabajo duro preparatorio gana la pelea el que mejor llegue mentalmente, arribó con la mezcla mejorada de boxeo, Jiu-jitsu y Muay-thai como abono. Y arrancó con el plan, decidido a erosionar las piernas de Aldo, de 34 años y séptimo contendiente de la división. Pero se mostró temeroso ante el golpeo ajeno y se comió truenos al cuerpo, sin sacar nada de su especialidad, el grappling. En cambio, en el segundo asalto tomaría el centro y presionó más, anhelando vaciar la energía del futuro hall of famer.

Con el duelo muy ajustado daría comienzo el tercer round. No se había registrado ningún derribo ni viaje al suelo. Leyó esta circunstancia el brasileño, que se lanzó con todo para conseguir el primer takedown y controlar la situación. 'Chito' pasó a tratar de sobrevivir a los intentos de sumisión. El candado del oficio se expandió durante demasiados minutos, apagando el corazón del ecuatoriano y transformándolo en frustración. Los jueces decidirían si ese tercer asalto bastaría para desnivelar lo anterior y lo hicieron: ganó Aldo por decisión unánime (29-28, 29-28 y 29-28). El favorito se impuso ante un aspirante que no hizo lo suficiente para nublas los galones.

Vera tendrá que esperar, con la edad jugando a su favor. "No pensar que eres lo que la gente cree ya que eres, ni más de lo que eres. Hay que mantener el enfoque y el trabajo. En el momento en el que crees más de lo que eres, alguien vendrá y te bajará de la nube. Está bien perder y que las cosas no se den, pero no porque dejaste de trabajar porque pensaste que eras algo que no eres. Yo valoro mantener mi mismo espíritu de siempre y siendo la persona que siempre he sido. No puedes ser mejor persona que siendo tú mismo", reflexionó tras abrasar a O'Malley. Ahora que se le ha escapado este tren no le queda otra que volver al gimnasio. O a su garaje. Para guerrear por otro año como éste.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios