www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Covid-19: la responsabilidad individual frente a la irresponsabilidad del Gobierno

jueves 24 de diciembre de 2020, 08:49h

De nada sirven las medidas adoptadas por el Gobierno y las Comunidades para evitar la expansión del coronavirus en las fiestas de Navidad. Solo la responsabilidad individual, solo el sentido común de los ciudadanos ayudará a frenar la desbocada escalada de infecciones que se está produciendo en España.

La “cogobernanaza”, el ampuloso término empleado por el Gobierno para derivar la responsabilidad a las Comunidades Autónomas, ha adoptado una serie de medidas tan difíciles de cumplir como de controlar.

Las cenas de Nochebuena o las comidas de Navidad no pueden superar las 6 o 10 personas, según la Comunidad. Pero resulta evidente que una reunión de 6 personas en una habitación pequeña y sin ventilar resulta más peligrosa que otra de diez en un espacio amplio y aireado. Y en cualquier caso, la Policía no puede ir casa por casa a investigar si se cumple esta absurda medida.

Tampoco son capaces las Fuerzas de Seguridad de controlar si alguien viaja a otra región española a reunirse con un “allegado”, pues no existe documento legal alguno que certifique esta circunstancia.

Además, las medidas, como ya hemos denunciado en El Imparcial, suponen un galimatías que solo crea confusión entre los ciudadanos. Las solemnes intervenciones del ministro de Sanidad para anunciar estas y otras normas son una mera patochada. Ni él cree que sirvan para frenar la irrupción de la nueva variante del coronavirus.

Hay que esperar que los ciudadanos cumplan las medidas de autoprotección más evidentes y conocidas. Solo la responsabilidad individual servirá para evitar que una tercera ola irrumpa en España, como ha ocurrido en el Reino Unido, cuyo primer ministro llegó a negar la existencia del coronavirus, no tomó medida alguna y ahora se ve incapaz de atajar la acelerada expansión de la nueva variante de la pandemia. Su comportamiento es un calco del de Pedro Sánchez que llegó a cuestionar el riesgo de la pandemia hasta que la mitad de su Gobierno se infectó por acudir y gritar los manidos eslóganes feministas en la manifestación del 8-M. Ya se sabe, que los extremos se tocan. Un dirigente xenófobo y de extrema derecha, como Boris Johnson, actúa con la misma prepotencia que otro, como Pedro Sánchez, que gobierna aliado con la extrema izquierda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

0 comentarios