www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La vacuna no es la panacea, pero sí la oportunidad para salir de la crisis

sábado 26 de diciembre de 2020, 09:51h

La creación de una vacuna para la covid-19 solo un año después de que se escapara el virus de un mercado chino supone, sin duda, una de las mayores proezas científicas de los últimos años. El mundo celebra la distribución del medicamento que puede erradicar la pandemia y que contribuirá a la recuperación de los estragos sanitarios, económicos y sociales que ha provocado. Deja, atrás, no obstante la tragedia de millones de muertos.

La vacuna, sin embargo, no es la panacea. Durante este trágico año, el coronavirus ha devastado la economía, que tardará muchos años en recuperarse, y, casi lo peor, ha servido como excusa para que algunos Gobiernos, como el español, cometan auténticas fechorías políticas.

Ya se han vacunado medio millón de personas en Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Chile y algunos otros países iberoamericanos y asiáticos. En España, dos mujeres han sido las primeras personas en recibir el medicamento este domingo en una residencia de Guadalajara. Si se cumplen las previsiones, a mediados de 2021, un 60 por ciento de los españoles estarán inmunizados. Las empresas, los comercios y el sector turístico que han sobrevivido al furor del coronavirus reanudarán su actividad e impulsarán el crecimiento económico y la creación de empleo, que ahora sufre por el impacto de la crisis. Pero los estragos económicos tardarán mucho en volver a su situación de antes de la irrupción del coronavirus.

El Gobierno debe actuar con eficacia y rigor. No puede repetir los errores de su gestión que han agudizado la crisis con sus nefastas medidas, tanto para frenar la expansión del coronavirus como para preservar la actividad económica y el empleo.

Pedro Sánchez debe aparcar su autoritarismo, su dependencia de los partidos radicales, su obsesión por amarrar el poder y gobernar para que, de verdad, nadie se quede atrás. Es hora de que el eslogan con el que ha engañado a millones de españoles se haga realidad.

En efecto, la vacuna no es la panacea. Pero es la oportunidad para erradicar el virus de nuestro aire y emprender un nuevo rumbo político. Sería un milagro. Pero Pedro Sánchez tendrá éxito en su gestión solo si es capaz de encarar el futuro alejado del sectarismo, de los partidos que buscan destruir nuestro sistema constitucional. Puede ser doloroso y hasta peligroso para el presidente del Gobierno. Pero, como dicen los ingleses, “no pain no glory”. Sin dolor no hay gloria. O, en este caso, sin esfuerzo no hay recuperación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)

+

0 comentarios