www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Los catastróficos ataques entre el Gobierno y el PP

martes 12 de enero de 2021, 07:31h

Poco ha durado la tregua entre el Gobierno y el PP. A diferencia de la bronca por la gestión del coronavirus, el Ejecutivo, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento colaboraron y se coordinaron nada más producirse la descomunal nevada que aplastó la capital de España. Pedro Sánchez telefoneó a Ayuso y a Almeida para ofrecerles su apoyo y el alcalde de Madrid acordó con Margarita Robles la intervención de la UME para que participara en el rescate de los automovilistas atrapados y en la limpieza de las calles de la ciudad.

Pero la bronca estalló cuando a José Luis Martínez-Almeida se le ocurrió comentar que el Ayuntamiento estaba estudiando la posibilidad de pedir al Gobierno la declaración de zona catastrófica. El alcalde no formuló una petición formal. Solo comentó que “los servicios jurídicos y técnicos municipales estaban evaluando si había elementos suficientes para hacer la petición”. Fue suficiente para que algunos ministros salieran en tromba contra el PP.

Marlaska y Ábalos negaron que hubiera “daños suficientes” para solicitarlo y los partidos de la izquierda en bloque, con los medios de comunicación adictos al frente, emprendieron la guerra contra el alcalde y la presidenta de la Comunidad.

Sin embargo, la ley de emergencia, en su artículo 2, considera que puede solicitarse la declaración de zona catastrófica cuando “se trata de una situación de riesgo sobrevenida por un evento que pone en peligro inminente a personas o bienes y exige una gestión rápida por parte de los poderes públicos para atenderlas y mitigar los daños y tratar de evitar que se convierta en una catástrofe”. Sin duda, el temporal que asoló Madrid cumple con todos estos requisitos. Y, por tanto, el Gobierno debería evaluarlo, si finalmente el Ayuntamiento decide solicitar la declaración de zona catastrófica, puesto que es evidente la magnitud de los daños personales y materiales que se han producido.

Pero no es ése el problema. El Gobierno no soporta que el PP gobierne la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. De ahí, que hayan aprovechado un simple comentario del alcalde para arremeter contra el principal partido de la Oposición. Y Pedro Sánchez quiere vengarse de Pablo Casado por las ácidas críticas a su gestión del coronavirus. La diferencia, sin embargo, es evidente. España se convirtió en el país con más muertos del mundo por cada cien mil habitantes. Y, ahora, el Ayuntamiento ha limpiado en tiempo récord las principales calles de Madrid, copadas por la nieve y arrasadas por las toneladas de árboles tronchados. Eso sí, con la ayuda de la UME. Por eso, Margarita Robles es la ministra mejor valorada del Gobierno. Es la excepción.

Pero los ciudadanos ya están hartos del lamentable espectáculo diario entre el Gobierno y los partidos de la Oposición por el permanente cruce de ataques. Después de un año trágico por la irrupción del coronavirus, España ha sufrido un temporal histórico que ha asolado la mitad del país, en especial Madrid. En tales situaciones, es imprescindible que las Administraciones se coordinen y colaboren. No que se enzarcen en ataques partidistas y, a menudo, infantiles en lugar de trabajar unidos. Eso sí que es catastrófico para los intereses de los españoles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

0 comentarios