www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MMA

UFC. Fuegos artificiales para empezar 2021: Khabib Nurmagomedov susurra su regreso

UFC. Fuegos artificiales para empezar 2021: Khabib Nurmagomedov susurra su regreso
Ampliar
(Foto: @khabib_nurmagomedov)
sábado 16 de enero de 2021, 23:55h
Se reunió con Dana White y le pidió que le muestre un reto por el que merezca la pena volver. Además, Max Holloway está de vuelta.

Los aficionados a las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) quedaron ciertamente desconcertados con el final del pasado año. La cima de esta categoría deportiva, la UFC, despidió el curso anunciando una maniobra masiva despidos y no renovaciones dentro de la amplia plantilla de peleadores que poseía. El primero en caer públicamente fue Yoel Romero. El cubano arrastraba una mala racha de resultados y su veteranía terminó por sacarle del circuito más elitista. Como él, se anunció que se irían otros nombres gruesos.

Este fue el incierto colofón a un 2020 rocambolesco pero sobresaliente para el negociado de Dana White. El gestor se inventó la burbuja contra el coronavirus de Abu Dabi, alquilando el terreno de una isla emitarí para constituir lo que se llamó Fight Island. Una obra maestra de creatividad y determinación que permitió al coloso de las peleas no parar a causa de la pandemia. Convirtiéndose en el único deporte que no frenó. Si bien hubo de reprogramar bastantes veces los componentes de sus eventos.

Así las cosas, este enero amanecía ofreciendo un menú destinado a calmar el hambre de la hinchada. No se había visto una batalla en el octágono desde el pasado 19 de diciembre, en Las Vegas. Por ello, se agolpan los interesados en las MMA de cara a lo venidero, a la senda que ha diseñado White para abrir boca en el renacer de las actividades. De momento, este sábado, se desarrollaría el Fight Night de vuelta a Yas Marina. Y allí continuará la hoja de ruta hasta desarrollar tres eventos en una semana. Con el UFC 257 como plato fuerte. Ahí regresará Conor McGregor y se jugará ante Dustin Poirier el acceso a la cumbre por el cinturón de los pesos ligeros. Con Khabib Nurmagomedov meditando qué hacer.

El aperitivo se viviría este fin de semana. El bien reputado Max Holloway sería el encargado de alzar el telón en un intento por resucitar su estrellato. El hawaiano tiene un récord de 21-6, afeado por las tres derrotas padecidas en sus últimos cuatro eventos. Poirier le desterró del ligero al ganarle por decisión unánime en el pleito por el cinturón interino y el potente Alexander Volkanovski le arrebató y negó el trono del peso mosca en un lapso de siete meses (decisión unánime y dividida, respectivamente).

Esta tarjeta de resultados forzaba a 'Blessed' Holloway, de 29 años, a retomar el paladeo de la victoria contra Calvin Kattar (22-4, y sexto aspirante en el ránking del peso pluma). El espigado ex patrón de esta división -cuyo oro arrancó de las manos del mismísimo Jose Aldo y defendió hasta en tres oportunidades- evidenció una mejoría palpable en la segunda de sus derrotas ante Volkanovski y arribaba confiado a la cita. Se sabía favorito (es el aspirante número uno) y a otro paso de retornar a la jaula para bregar por el cinturón.

En cambio, antes de la disputa se detonaría la bomba. Tomó la palabra Dana White para comentar la reunión que mantuvo horas antes con el daguestaní. El dirigente explicó que, como él pensó cuando Khabib anunció su retirada, ha constatado que el legendario peleador invicto ha enfriado sus emociones y se plantea la vuelta a la lucha. Eso sí, no pudo publicar a bombo y plantillo que Nurmagomedov va a retomar su 29-0 en el octágono porque esas palabras no salieron de la boca de su interlocutor.

'The Eagle' explicó al directivo que ya ha cumplido todo lo que se había propuesto para su carrera profesional. Y le dijo, aquí está lo trascendental, que mirará con detenimiento el UFC 257 para escudriñar si encuentra la motivación para regresar. Le gustó mucho la actuación de Chalres Oliveira contra Tony Ferguson y retó a White a mostrarle algo por lo que merezca la pena volver a vestirse de corto y hacer una campaña larga de entrenamiento. Le pidió que le enseñe algo espectacular que le motive para poner en juego su récord y su legado. Así lo expuso la mente que ha estado trabajando duro, todos estos meses, para conseguir un Nurmagomedov vs McGregor 2. El tiempo dirá. Y lo hará en siete días.

De vuelta a lo concerniente a esta velada sabatina, en la Fight Island, Holloway no tardó en imponer un ritmo alto y en tratar de localizar el volumen de golpes que le es favorable. Kattar se defendería por medio de patadas a las piernas y 'jabs', mas le costaría congelar el tempo en una pelea que se realizaría de pie. Seguirían fluyendo las combinaciones erosivas -que no definitivas- del hawaiano en un segundo asalto en el que su dominio aceleró con tres codazos y una patada a la cabeza. El luchador de Boston se tambalearía y sería salvado por la campana.

En el tercero Kattar ganaría ambición y torpedeó la presión rival, filtrando un verdadero tiroteo en el que ambos hubieron de 'comerse' truenos duros. Mas, siempre en un ratio de actividad inferior. Con todo, se confirmaría un espectáculo excitante, abierto. De los más vibrantes que se recuerdan. Con el favorito desfigurando la cara de su contrincante, tras romperle con golpes al cuerpo, y éste defendiéndose con todo, casi sin equilibrio pero embocando ganchos. Aguantaría también el quinto round, ya esquivando una paliza irremediable. Con 'Blessed' tan cómodo que entre golpe y golpe (enchufó la barbaridad de 289 contactos significantes) recriminaba, a voz en grito, el trato que le había dado los narradores. Los jueces certificaron su exhibición por decisión unánime. Sin duda, confirmó su crecimiento del pasado agosto y proclamó que está de vuelta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios