www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIDEN ABOFETEA A TRUMP

viernes 22 de enero de 2021, 07:56h
El nuevo presidente de los Estados Unidos de América, nada más sentarse en la silla...

El nuevo presidente de los Estados Unidos de América, nada más sentarse en la silla curul del despacho oval de la Casa Blanca, firmó una veintena de resoluciones para desmontar algunas de las obsesivas incongruencias de su antecesor Donald Trump.

Joe Biden ha hecho, con prisa y sin pausa, lo que los militantes de su partido esperaban de él. Con serenidad y sin gesticulaciones, ha abofeteado, a golpe de fulminantes decretos, a Donald Trump. El aplauso generalizado que ha recibido debe, sin embargo, administrarlo con prudencia. No se trata de terminar con todo lo que ha hecho su antecesor. Se trata de solucionar sus errores sin fracturar sus aciertos.

Donald Trump acertó al reconocer a Jerusalén como capital de Israel y a propiciar los acuerdos de la nación judía con otras de Oriente Medio. No se equivocó tampoco al bajar impuestos, mejorando además el nivel económico. Tampoco erró al mantener sanciones a las dictaduras de Cuba y Venezuela.

Y, sobre todo, sin disminuir uno solo de sus numerosos errores, acertó plenamente al hacer frente a Irán y paralizar el programa nuclear persa. Especialistas independientes del Pentágono consideran no solo posible sino probable, que si los ayatolas iraníes dispusieran de terminales nucleares y de misiles para trasportarlos, atacarían a Israel, que es una nación territorialmente pequeña, y quedaría destruida. A nadie escapa que eso originaría una más que probable conflagración general. Los israelíes liquidaron, por medio de bombardeos eficaces, las instalaciones atómicas de Sadam Husein, cuando tuvieron noticia cierta de lo que se proponía el dictador irakí. Están dispuestos a hacer lo mismo con Irán y atacar antes de ser atacados, aunque los ayatolás persas, según informaciones no desmentidas, han organizado de forma subterránea sus instalaciones nucleares.

Los responsables serios del mundo occidental permanecen a la expectativa de las medidas que tome Joe Biden y que no deben derivarse de una reacción visceral contra todo lo que hizo Donald Trump.