www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

Continúan las fiestas ilegales en plena oleada de contagios

EL IMPARCIAL
martes 02 de febrero de 2021, 14:27h

Cuando España está inmersa en la tercera ola de la pandemia por coronavirus y se prevé que esta curva sea aún más devastadora que la primera, las fiestas ilegales siguen produciéndose. Siendo los fines de semana cuando más infracciones se cometen.

Mientras las comunidades autónomas endurecen las medidas para frenar el aumento de contagios y las UCIs comienzan a estar al borde del colapso, los incumplimientos de la normativa sanitaria ya sea con botellones y aglomeraciones o saltándose la prohibición de reuniones sociales en domicilios y establecimientos tras el toque de queda no dejan de sucederse por todo el territorio nacional.

En Madrid, la Policía Municipal ha abierto una investigación a los propietarios de varios inmuebles y recabarán información de la plataforma que posibilita los alquileres de estas viviendas a extranjeros por el repunte de fiestas ilegales nocturnas celebradas en la capital, siendo infractores franceses los más recurrentes en los últimos días.

Este pasado fin de semana se desalojaron dos quedadas en el distrito Centro en las que los agentes, tras ser avisados por los vecinos ante los ruidos y música a gran volumen registradas, identificaron a 63 personas en su interior sin usar mascarilla.

Mientras, en Granada, la Policía Nacional ha llevado a cabo durante el mes de enero alrededor de 50 actuaciones en la capital motivadas por la aglomeración de personas y, con ello, más de 50 personas han sido propuestas para sanción administrativa e incluso una mujer ha resultado detenida por negarse a realizar la prueba de alcoholemia.

Además, se han detectado y denunciado a dos responsables de establecimientos de hostelería en cuyo interior se habían reunido alrededor de una veintena de personas, en ambos casos, que estaban consumiendo bebidas alcohólicas sin respetar las medidas respecto de distancias y mascarillas.

Por otro lado, el primer fin de semana de cierre perimetral de las ciudades de más de 50.000 habitantes en la Comunidad Valenciana se han interpuesto un total de 4.124 sanciones por incumplimiento de las normativas sanitarias y de restricción de la movilidad para combatir la Covid y se han levantado 667 actas por la celebración de botellones solo en la provincia de Valencia.

En Cáceres, la policía desmanteló el pasado viernes otro botellón con unos 50 jóvenes. Según la información facilitada por el ayuntamiento, la voz de alarma fue dada a las 17.45 horas por un vecino que vio el trasiego de chavales en la zona. Los jóvenes, al comprobar que la policía se aproximaba, se marcharon en desbandada. No obstante, los efectivos interceptaron e identificaron a una veintena de ellos. Tenían entre 14 y 16 años.

Este fin de semana en el País Vasco, la Ertzaintza y la policía local ha vuelto a realizar controles para tratar de evitar desplazamientos indebidos, y velar por el cumplimiento del resto de normas sanitarias. Fruto de esos dispositivos de vigilancia son 2.071 las denuncias cursadas, lo que supone casi el doble que la semana pasada.

La mayor parte, 1.325, se refieren a incumplimientos a la limitación de movilidad o a la restricción de agrupamientos sociales a un máximo de cuatro personas. De esa cifra, 364 han sido por no respetar la limitación de grupos máximos de cuatro personas en espacios públicos y privados. Otro capítulo de denuncias es el referido al consumo de alcohol en la vía pública que se salda con 264 actas de denuncia.

La cuantía de las sanciones por infringir la normativa sanitaria dependerá de su gravedad. "Las infracciones leves serán castigadas con una multa de hasta 1.500 euros; las infracciones graves se pueden sancionar con multas que oscilen entre los 1.5001 y los 30.000 euros y las infracciones muy graves conllevarán sanciones económicas de entre 30.001 y 600.000 euros", recoge el BOE.

La Comunidad de Madrid ejemplifica cuáles serían estas multas y el importe que supondría cada una de ellas:

Las infracciones leves, entre las que que se incluye el incumplimiento de los límites de aforo, cuando no suponga riesgo de contagio; las celebraciones de reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de actividad permanente o esporádica o el incumplimiento del horario especial de apertura y cierre para establecimientos y actividades, las cuantías económicas son: en el grado mínimo de hasta 601 euros; en grado medio, de 601 hasta 1.803 euros, y en grado máximo de 1.803 euros hasta 3.005 euros.

Las infracciones graves, como el incumplimiento del deber de aislamiento domiciliario o, en su caso, del confinamiento decretado, así como la apertura de locales, celebración de actos o realización de actividades que hayan sido expresamente prohibidas o suspendidas, las sanciones van en el grado mínimo de 3.005 euros a 6.010 euros; en grado medio, de 6.010 euros a 10.517 euros, y en grado máximo de 10.517 euros a 15.025 euros.

Por último, se atenderá a la entidad del riesgo creado con la conducta infractora calificándose como muy grave cuando se produzca un incumplimiento consciente y deliberado de la normativa. Algunos ejemplos de infracciones muy graves son el incumplimiento, de forma reiterada, de la normativa si éste puede comportar daños muy graves para la salud. También la celebración de reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de actividad permanente o esporádico en los que se produzcan aglomeraciones.

Las cuantías económicas en este caso son: en grado mínimo pueden ser de 15.025 euros a 120.202 euros; en grado medio, de 120.202 euros a 360.607 euros, y en grado máximo de 360.607 euros a 601.012 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios