www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

S. Doria (ed.): Mujeres en primera plana

domingo 07 de febrero de 2021, 18:32h
S. Doria (ed.): Mujeres en primera plana

Edhasa. Barcelona, 2020. 334 páginas. 19 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Aránzazu Miró


Mujeres en primera plana, como título, tiene dos lecturas, y ambas las ofrece este libro. Pero empecemos por el principio, que consiste en situarnos en el contexto. La ilustración de portada ayuda bastante: resulta muy clarificadora la imagen que protagonizó un cartel de publicidad para Perfumes Gal. Madrid. 1930. El dibujo es obra de Federico Ribas Montenegro; merece ser citado quien representa así de bien el espíritu de la mujer en los años treinta. España. II República. Época en que se vivieron muchas modernidades, especialmente para las mujeres, en un contexto social donde no solo eran los hombres quienes nos daban o negaban la oportunidad de expresarnos, sino que las mujeres mismas colaboramos en la perpetuación, tan arraigada estaba la diferencia.

Porque «el feminismo no debe ser ni de derechas ni de izquierdas -asegura el autor, que en realidad es compilador y editor, Sergi Doria-, «sino una forma de denominar esa voluntad que lleva a la mujer a conseguir el lugar que merece, por sus capacidades, en la escala social». De eso va este libro, del retrato de la mujer que llega a la prensa. Pero, como decía, en esa doble lectura: la primera plana como portada o espacio relevante en los medios de comunicación significa la presencia de la mujer, pero también la voz de la mujer como periodista que si, además, habla de la mujer, entonces plasma la verdadera realidad. No tanto la visión que nos muestran los capítulos centrales del libro: “Mujeres en acción” y “Féminas atléticas” como los que abren y cierran esta antología de textos periodísticos que revelan la visión de la mujer en esos años treinta que, como dice Doria, «culminan el progreso femenino que ya marcó la década anterior» de una «realidad social que acabó borrada por la contienda fratricida».

Resulta muy interesante y clarificadora la lectura de esos artículos en prensa en que hombres y alguna mujer nos plasman como heroínas. Porque “Mujeres en acción” y “Féminas atléticas” son las destacadas del momento, que hacen cosas tradicionalmente de hombres, y a quien se las retrata y entrevista como esas raras: «una mujercita más... es delicada, es rubia, es bella, nació para el amor de aquí abajo... desencantada ha remontado el vuelo» sirve para explicar cómo es una aguerrida aviadora; «adiós a las frágiles criaturas» por una atleta, y tantas otras cursilerías. Son las revistas del corazón de la época, fundamentalmente Estampa y Crónica, pero también otras. Y la mujer triunfadora que plasman quizás no está muy alejada de la que esas mismas revistas muestran actualmente.

Otra cosa son las crónicas que completan los capítulos “Democracia es nombre de mujer” y el último, “Mujeres de luto”. Allí encontramos crónicas de la realidad de la incorporación de la mujer desde un feminismo integrador; aunque esto –exclusivamente- cuando la firma es femenina también. La autora más representada en esta antología es Josefina Carabias. Porque lo merece. Espectacular es también el reportaje más extenso de los ofrecidos, «En el manicomio: un mes entre las locas», que firma Magda Donato -de quien hay que resaltar sus crónicas en Ahora-, periodista infiltrada en un manicomio que cuenta la realidad desde dentro, plasmando el trato a la periodista que pretende entrar, a la infiltrada que lo consigue, y el interior de un centro así. Sin destacar, en ningún momento, que se trata de mujeres, sino contando una experiencia periodística y antropológica muy interesante. Ese es el feminismo auténtico.

En definitiva, Mujeres en primera plana es un libro de amena y variada lectura que tiene mucho interés, porque no hay como acudir a las fuentes para entender cómo hemos sido y a dónde hemos podido llegar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios