www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DÍA INTERNACIONAL

Mujer y ciencia: "Los referentes femeninos son escasos y eso desanima a niñas y jóvenes"

Mujer y ciencia: 'Los referentes femeninos son escasos y eso desanima a niñas y jóvenes'
Ampliar
(Foto: FotoshopTofs - Pixabay)
jueves 11 de febrero de 2021, 09:18h

En los últimos 15 años, la comunidad internacional ha hecho un gran esfuerzo para inspirar y promover la participación de las mujeres y las niñas en la Ciencia. Sin embargo, ellas siguen encontrando obstáculos para desenvolverse en este campo.

A pesar de que la participación de las mujeres en las carreras de grado superior ha aumentado enormemente, la brecha de género en las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) persiste en todo el mundo. Según datos de la UNESCO, su presencia en este ámbito, en todas las áreas y categorías profesionales, apenas ha aumentado en casi 20 años, pasando del 33% en 1999 al 37,4% en 2017.

En España, concretamente, tan solo un 7% del alumnado universitario realiza una carrera tecnológica, y dentro de ese grupo, únicamente el 28% son mujeres. Estas cifras aún son más bajas si se analiza el sector de las ingenierías, donde hay un 20% de alumnas. En los grados de formación profesional pasa algo similar, según arrojan los datos del Ministerio de Educación.

Además, alerta Naciones Unidas, la pandemia ha tenido un impacto negativo muy significativo en las mujeres científicas. El coronavirus, advierte la organización, "ha afectado especialmente a las que se encontraban en los inicios de sus carreras y ha revelado nuevamente las disparidades de género en el sistema científico".

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, detalla el Gobierno en un documento, "impulsa el compromiso de la comunidad internacional para el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas". Sin embargo, la igualdad de género en ámbitos tradicionalmente masculinos, como los llamados STEM, está lejos de ser una realidad. En la actualidad, alrededor del 30% de los investigadores en todo el mundo son mujeres y, según la OCDE, solo hay dos mujeres de cada diez trabajadores.

En ese sentido, un estudio liderado por Milagros Sáinz, directora del grupo de investigación GenTIC (género y TIC) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), ha demostrado que "esta infrarrepresentación aleja a las mujeres de acceder a posiciones de liderazgo y promueve la exclusión de la perspectiva femenina para crear y desarrollar soluciones en la era de la transformación digital". "También hace que no haya modelos de referencia que den visibilidad a las contribuciones de las mujeres en estos ámbitos, lo que puede llevar a pensar, erróneamente, a los niños y a los adolescentes que el talento y las competencias necesarios para las STEM son masculinos".

La investigadora cuenta a El Imparcial que exponer a las menores ejemplos de mujeres con éxito en ámbitos STEM tradicionalmente dominados por hombres contribuye a fomentar el interés de niñas y jóvenes por esos estudios.

No more Matildas

Matilda Joslyn Gage, activista de los derechos de las mujeres, fue la primera en denunciar esta tendencia sistemática por la que brillantes científicas habían sido ninguneadas y sus logros, silenciados, o generalmente atribuidos a otros a lo largo de la historia.

Este jueves 11 de febrero, se celebra por sexto año consecutivo el Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia y una de las campañas para esta ocasión es No more Matildas, iniciada por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT). En ella, se preguntan qué repercusión habría tenido Albert Einstein si hubiera sido mujer en lugar de hombre, y sobre ello también se pronuncia Sáinz una entrevista con este periódico.

¿Por qué la presencia de mujeres es tan reducida en ámbitos STEM?

Se trata de un fenómeno complejo, cuyas causas tienen que ver con una sociedad sustentada en valores ligados a los roles y estereotipos de género, transmitidos a través de un proceso de socialización a lo largo de la vida diferente para los chicos y para las chicas, debido a una distribución de roles distinta para los hombres (asertividad e instrumentalidad) y las mujeres (expresión de emociones y cuidados) en nuestra sociedad.

Los distintos agentes de socialización (las familias, los centros educativos, los medios de comunicación, las redes sociales y la sociedad en general) se encargan a lo largo de las distintas etapas de la vida de transmitir y reproducir muchas de las creencias estereotipadas en torno al papel que supuestamente han de jugar las jóvenes y los hombres según los roles de género existentes.

Es importante tener en cuenta que las mujeres son minoría en ámbitos STEM ligados a la informática y la ingeniería en general, pero son mayoría en muchos ámbitos STEM ligados a los cuidados y la salud como medicina, farmacia, química e ingeniería química y arquitectura.

¿Cree que el hecho de que haya muy pocos referentes femeninos puede ser un obstáculo a la hora de decidir apostar por este futuro?

El hecho de que haya tan pocas mujeres que sirvan de modelos de referencia en algunos ámbitos de ciencia y tecnología desaniman a las chicas para que elijan estas profesiones y refuerza la creencia de que si las mujeres no están en esos ámbitos es porque no tienen el talento o la capacidad suficiente para estar en ellos.

Hemos comprobado en nuestros estudios longitudinales que las chicas en secundaria (incluso en la universidad) tienen mejor rendimiento académico que sus compañeros, pero no se consideran a sí mismas lo sufiencientemente buenas porque desde pequeñas se les ha venido cuestionando sus competencias en ámbitos básicos para la ciencia y la tecnología como las matemáticas. Es decir, hemos visto cómo las chicas aún teniendo notas mejores o equiparables a sus compañeros en asignaturas vinculadas a la ciencia y la tecnología se consideran a sí mismas con peores competencias.

¿Hubiera tenido la misma relevancia Albert Einstein si hubiese sido mujer?

Probablemente no, porque siempre se ha quitado "méritos" y reconocimiento a los logros obtenidos por las mujeres en los ámbitos científicos y tecnológicos.

Científicas e inventoras que fueron olvidadas

Se pueden contar por miles las científicas y creativas que con sus inventos han cambiado nuestras vidas y la Historia, en cambio, ha olvidado las suyas.
Fue una mujer, Ada Lovelace, quien inventó la programación informática a mediados del siglo XIX. También fue una mujer, Josehine Cochran, la precursora del lavavajillas en la misma época. Margaret E. Knight inventó la bolsa de papel, Hedy Lamarr el primer sistema de comunicaciones inalámbricas, Angela Ruíz Robles el primer e-book de la historia y Gertrude Elion desarrolló el primer tratamiento contra la leucemia.

¿Cuáles pueden ser las herramientas para promover su presencia en estas áreas profesionales?

Deberían conjugarse estrategias de intervención desde las administraciones públicas a nivel estatal, autonómico y local para que los distintos agentes de socialización (familias, centros educativos, medios de comunicación, empresas de videojuegos y juguetes, los entornos laborales, etc.) actúen de manera consistente a la hora de transmitir mensajes contrarios a los roles y estereotipos de género tradicionales. Es decir, de nada sirve que los centros educativos y las familias trabajen estos temas desde la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres (fomentando que las personas elijan trayectorias académicas y educativas libres de sesgos y estereotipos de género) si luego los videojuegos o las series de televisión proyectan imágenes estereotipadas de hombres y mujeres en los ámbitos científicos y tecnológicos.

La ONU asegura que la pandemia ha tenido un impacto negativo muy significativo en las mujeres científicas, ¿en qué ha influido?

La pandemia ha puesto de manifiesto muchas desigualdades de género. Durante la época de confinamiento las mujeres en general y las científicas en particular han tenido un papel más importante y central en el cuidado de los hijos y de las familias que sus maridos. Esto ha supuesto que las mujeres no hayan podido seguir el ritmo frenético de amplia dedicación que exige un entorno tan competitivo como es el del mundo de la ciencia, donde publicar (entre otras actividades científicas) es una inversión a medio y largo plazo a la que hay dedicar muchas horas de trabajo y concentración. Esto no ha sido (ni sigue siendo) tarea fácil para las mujeres, pues siguen asumiendo en gran parte las tareas de los cuidados del hogar y de las hijas e hijos. También se reconoce que los hombres han sido partícipes de algunas de esas tareas, pero no han dedicado tantas horas a ellas como las mujeres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios