www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALBERTO OLIART

martes 16 de febrero de 2021, 12:03h
Fue un gran jurista. Conocía a fondo el derecho, que vertebró toda su vida. Era un intelectual profundo, un político moderado...

Fue un gran jurista. Conocía a fondo el derecho, que vertebró toda su vida. Era un intelectual profundo, un político moderado y conciliador, un ser humano ejemplar, volcado en su familia. Le admiré desde adolescente porque Alberto Oliart y yo éramos primos hermanos y mantuvimos una relación sin problemas. Padrino de mi hija Marta, la atendió siempre con especial cuidado.

Toda una vida plena de éxitos, en fin. Incluso como escritor deja una obra no desdeñable y en la Barcelona de los años cincuenta fue amigo de los poetas que engrandecían la literatura española.

Le hubiera gustado ser académico de la Real Academia Española. Me expuso su aspiración durante un almuerzo, cuando ya estaba lejos su actividad política. Le contesté a los pocos días diciéndole que no tenía ambiente entre los académicos y que era mejor esperar.

Aceptó la realidad sin una palabra de disgusto. Todo lo contrario que su jefe Leopoldo Calvo-Sotelo. Me llamó un día para plantearme su deseo de ser elegido académico de la Real Academia Española. Era Leopoldo un hombre muy inteligente y de extensa cultura. Recordaré siempre las largas conversaciones con él sobre música. Lo sabía todo. Lo conocía todo. Sentía la música. Hice las gestiones que me encomendó y, sin hablarle de su gran amigo Alberto Oliart, le comuniqué que no había encontrado el ambiente suficiente entre los académicos. Se encolerizó. Reaccionó airado y se puso a hacer gestiones por su cuenta. Fracasó y no entendió nunca por qué los académicos no le querían en la Casa.

Alberto Oliart se ha ido dejando en los que le queríamos huellas de un dolor que no se extinguirá. Su capacidad para la conciliación y su espíritu moderado se recordarán en medio de las tribulaciones que enrarecen hoy la vida política, la vida jurídica, la vida cultural en esta España sin pulso que camina hacia la fractura de su unidad histórica.