www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA KALE BORROKA SE EXTIENDE

lunes 22 de febrero de 2021, 12:28h
“Pedro Sánchez debe cesar a los ministros que justifican la kale borroka. Hay que recordar que...

“Pedro Sánchez debe cesar a los ministros que justifican la kale borroka. Hay que recordar que la ley de partidos responsabiliza a los que alientan la violencia”, ha declarado el líder del PP, Pablo Casado. No parece que el presidente del Gobierno le vaya a hacer caso. Pedro Sánchez necesita a la extrema izquierda, a los secesionistas vascos y catalanes y a los proetarras de Bildu, para permanecer en el poder, que es lo único que de verdad le importa.

La kale borroka, desencadenada con el pretexto de un rapero delincuente encarcelado por la Justicia, es la clásica guerrilla urbana con la que el comunismo ha alterado el orden público y se ha mofado de la ley en las naciones que pretendió dominar. España está viviendo ya un proceso revolucionario que aspira a terminar no con una dictadura sino con la democracia pluralista plena que se instaló en España en 1978, amparando el espíritu de la Transición, es decir, la superación de la guerra incivil, en una nación libre sin vencedores ni vencidos.

Pedro Sánchez tiene en su Gobierno al líder del Partido Comunista, algo sin precedente en la Europa democrática en los últimos setenta años. Alberto Garzón nos da a todos lecciones de democracia sin que nadie le pregunte por qué considera a Cuba una democracia cuando es una dictadura totalitaria comunista.

Pedro Sánchez dejará hacer a los que aspiran a la revolución y a la liquidación del sistema de la Transición, hasta que Europa le advierta que no habrá recursos económicos europeos si la extrema izquierda se adueña políticamente de España. Entonces, por razones de supervivencia, tomará medidas que, por cierto, no parece que estén ya muy lejos porque la situación se ha agravado de forma excesiva en los últimos días.

Hay, en fin, muchos motivos para la alarma y el temor. También los hay para la esperanza, para que se reconduzca la situación. Lo que está claro es que el Gobierno de Pedro Sánchez ha llegado al límite, con las calles de varias ciudades españolas tomadas por la violencia, reforzado el desprecio a la ley y al orden.