www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LLARENA EXIGE JUSTICIA PARA PUIGDEMONT

viernes 26 de febrero de 2021, 11:41h
El juez Pablo Llarena se distingue por la moderación, el equilibrio y el profundo conocimiento jurídico. Su prestigio...

El juez Pablo Llarena se distingue por la moderación, el equilibrio y el profundo conocimiento jurídico. Su prestigio y su independencia se ponen como ejemplo en los medios judiciales. Avalado por decisiones del Tribunal Supremo de España y también por el Tribunal Constitucional, Llanera se esfuerza ahora para que Bélgica, si finalmente el Parlamento europeo retira la inmunidad a Carlos Puigdemont, entregue al prófugo con el fin de que sea juzgado con todas las garantías en España, considerada por los organismos competentes como una de las veinte democracias plenas del mundo.

El Estado de Derecho español acaba de demostrar su respeto a los derechos humanos. Las elecciones autonómicas catalanas han producido una mayoría secesionista en el Parlamento, con un 25% de votos sobre el censo total. La libertad en España es un hecho incontrovertible. Las leyes derivan de la voluntad general libremente expresada y naturalmente hay que cumplirlas. También en eso consiste la democracia.

Corresponde a los Tribunales españoles juzgar si el prófugo Puigdemont ha quebrantado la ley y cometido un delito de sedición. La inmunidad parlamentaria europea le ha protegido hasta ahora, pero, con alta probabilidad, el Parlamento de Europa le va a retirar esa inmunidad.

Gracias a la tenacidad del juez Llarena se acaricia ya la posibilidad de que se haga justicia con Carlos Puigdemont. Solo queda el obstáculo de Bélgica, país que, por razones históricas, nunca ha sido propicio a atender a España. En el caso del prófugo, las principales batallas se han ganado. Para triunfar en la guerra, todavía el juez Llarena tendrá que dar las puntadas belgas. La opinión pública desea que acierte y que Carlos Puigdemont se siente ante los Tribunales españoles que le dispensarán el trato objetivo y justo que nuestro Estado de Derecho garantiza.