www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La anarquía en el arbitraje, el peor enemigo del fútbol

EL IMPARCIAL
lunes 08 de marzo de 2021, 11:38h

Desde El Imparcial aplaudimos la decisión de la FIFA al aprobar el uso de las nuevas tecnologías para el arbitraje en el fútbol. Salvo unos pocos nostálgicos, los profesionales de este deporte están satisfechos con el VAR, que ha evitado que se produjeran numerosos y graves errores que hubieran adulterado la competición.

Solo falta que los árbitros se pongan de acuerdo, que el reglamento sea claro y las decisiones, homogéneas. En el partido entre el Atlético y el Real Madrid se produjo una jugada que obligó al árbitro a consultar la cámara de televisión. Un balón dentro del área golpeó en el brazo y en la mano del defensa Hermoso de forma involuntaria. Tradicionalmente, esta jugada nunca se hubiera sancionado con penalti. Desde un punto de vista deportivo, resultaría injusto que en un partido tan trascendental se castigue a un equipo con la pena máxima por una acción así. Pero los encargados del VAR en este partido opinaban que la jugada tenía que ser sancionada. El árbitro que dirigía el encuentro, sin embargo, decidió lo contrario. Y la polémica estalló.

Ocurre que con la nueva y absurda normativa actual, en la mayoría de casos similares, la decisión arbitral hubiera sido señalar penalti. De todos modos, el problema reside en que las normas son confusas, lo que provoca que, en una jugada idéntica, unos árbitros señalen una cosa y, otros, la contraria.

Es imprescindible que los dirigentes del fútbol acuerden con minuciosidad las reglas del juego. También es fundamental respetar el espíritu de este deporte. Pero la anarquía en las decisiones arbitrales es el peor enemigo del fútbol. E impide que el VAR se convierta en la mejor herramienta para atajar las injusticias. Hay que evitar polémicas estériles entre los profesionales y los aficionados.

Porque el fútbol, además de ser el deporte más popular del mundo, también mueve ingentes cantidades de dinero. Y un error arbitral puede castigar injustamente a un club, a una empresa, a unos deportistas, a unos socios y a muchos aficionados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios