www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OPINIÓN

"No se puede crear una institución destruyendo otra"

'No se puede crear una institución destruyendo otra'
Ampliar
José Luis Gutiérrez
miércoles 07 de abril de 2021, 08:00h

Desde que en enero pasado se conoció el cese de Marcos García, (responsable de cultura desde 2004 y su director desde 2014) sin que se explicasen los motivos ni el nuevo enfoque del gobierno municipal para Medialab (únicamente la intención de trasladarlo al espacio de Matadero) y se comunicó la intención del Área de Cultura de crear un nuevo museo en su actual sede en el Paso del prado, miles de firmas han pedido que se suspenda el traslado, más de veinte prestigiosos arquitectos han expresado su preocupación por la posible alteración de la multi-premiada rehabilitación del edificio que hicieron Langarita y Navarro y se ha producido una contestación inhabitual en España respecto a una institución cultural (quizás, pero con otras connotaciones respecto al Cabañal en Valencia), canalizada por el colectivo “Salvemos Medialab”.

Artistas cuyas obras llevan más de una década en los sótanos de Conde-Duque como Luis Gordillo, Concha Jerez, Eva Lootz, críticos y comisarios como Fernando Castro o el ex ministro de Cultura Jose Guirao, han querido sumar también sus voces a las de Luis Cueto, concejal del Ayuntamiento de Madrid, ex-coordinador general con Manuela Carmena y uno de los impulsores de la estrategia “Recupera Madrid”, en una campaña de “No en mi nombre”, a la que invitan a sumarse a otros artistas.

Luis Gordillo, una de las principales figuras del arte abstracto en España, premio nacional de Artes Plásticas en 1981, pintor de gran prestigio internacional y cuyas obras se pueden contemplar en los principales museos de arte contemporáneo de Norteamérica y Europa, ha remitido un vídeo y manifestado en una nota remitida al concejal Luis Cueto:

“Querido Luis: a mi edad he visto muchos intentos de utilizar a los artistas para una u otra causa. Nuestro leguaje es nuestra obra. Pero a veces hay que pronunciarse más ampliamente. Una vez más reivindico la voz de los artistas cuando los políticos quieren hablar por nosotros.

No se puede, nunca, crear una institución destruyendo otra. Y para muchos, jóvenes, sobre todo, Medialab es su casa de la creación, casi la única, en Madrid. Me sumo a la iniciativa de Recupera Madrid y le pido al alcalde que rectifique”

Por su parte Eva Lootz, artista plástica austriaca nacionalizada española residente en España desde 1967, Premio Nacional de las Artes Plásticas en 1994 en una mensaje remitido a Recupera Madrid para solidarizarse con la campaña, declara que:

“Creo que va en contra de la buena gestión de la cosa pública, desmantelar una institución que ha sido durante años uno de los pocos talleres de creatividad en el centro de Madrid

Un sitio que ha sido su hogar para una gran cantidad de artistas jóvenes y que ha adquirido su propia dinámica, no se puede trasladar de un lugar a otro como si fuese un coche o una caja de zapatos. Me sumo a la protesta y ruego al alcalde que rectifique”

Conocida sobre todo por sus esculturas, Lootz ha trabajado con diferentes lenguajes artísticos como la instalación, el dibujo, el grabado, la fotografía, y el vídeo.

Concha Jerez, artista multidisciplinar, pionera en el arte conceptual y que acaba de cerrar una retrospectiva de su obra en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, fue Medalla de Oro al Mérito a las Bellas Artes 2011, Premio Nacional de Artes Plásticas en 2015 y Premio Velázquez de Artes Plásticas 2017. Concha está indignada con el traslado atropellado de Medialab:

“Medialab Prado, como laboratorio ciudadano del Ayuntamiento de Madrid para la producción de proyectos culturales abiertos, es esencial y único en la infraestructura cultural de Madrid. El lugar que ocupa físicamente en la ciudad, en el centro del eje cultural de Madrid, es el que le corresponde, dado su contenido centrado en la investigación y desarrollo de proyectos de tecnologías avanzadas ligadas a la creación en sus diversas facetas.

Trasladarlo a otro lugar sería un error gravísimo de la municipalidad, por muchas razones. Para empezar, tanto cara al mundo de la cultura del Estado Español como al de la cultura internacional, se interpretaría como un desinterés, por parte de la actual municipalidad, por el desarrollo de todas aquellas prácticas de I+D ligadas al mundo tecnológico que se han venido desarrollando en dicha institución. Y recordemos que sus usuarios, junto a la ciudadanía en general, han sido artistas, músicos y creativos de diversas áreas, no solo jóvenes sino de todas las edades, que han desarrollado investigaciones, presentaciones y encuentros a través de talleres realizados y presentados al público con continuidad a lo largo de más de diez años.

Por otra parte, su traslado perjudicaría a nivel internacional a la candidatura de la zona del Prado-Retiro para ser declarada Paisaje de las Artes y las Ciencias por la UNESCO.

Por lo tanto, ruego encarecidamente al Alcalde de Madrid que reconsidere el traslado y mantenga el Medialab Prado en el lugar que viene ocupando como parte del eje cultural del Prado, para que dicha institución pública siga ejerciendo las funciones por las que ha conseguido el respeto dentro y fuera de nuestras fronteras."

Jose Guirao, gestor cultural y experto en arte español, relacionado con la escena vanguardista española desde la década de 1990, fue ministro de Cultura y Deporte de España entre 2018 y 2020, dirigió el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía entre 1994 y 20012​ y La Casa Encendida entre 2002 y 2014. ​

Su postura respecto al papel que juega Medialab en la experimentación artística nacional, es muy clara:

“Hace ya muchos años tuve el privilegio de formar parte del jurado que seleccionó la propuesta arquitectónica para convertir la antigua Serrería Belga en la sede de un novedoso proyecto llamado Medialab Prado promovido por el Ayuntamiento de Madrid gobernado entonces, como ahora, por el Partido Popular. Detrás de la idea y del proyecto estaba Juan Carrete, funcionario y gestor impecable que venía de dirigir con acierto y solvencia la Calcografía Nacional. El proyecto elegido respondía con claridad al programa y las necesidades de este nuevo centro de investigación y trabajo que nada tenía que ver con una sala de exposicones de obras de arte. Demostró entonces con su apoyo aquél gobierno municipal una visión de la cultura acorde con los tiempos y con una visión de futuro que la trayectoria de Medialab no ha hecho sino confirmar. Resulta curioso y sorprendente que otro gobierno del mismo partido vaya en contra de su mejor iniciativa cultural en Madrid durante casi dos décadas. Lo primero que habría que señalar es que las instituciones públicas y los partidos que las gobiernan deberían respetarse a sí mismas, a su historia y ejecutoria.

Ahora se nos anuncia que Medialab Prado abandonará su sede para dejar paso a una sala de exposiciones en la que se mostrarán los fondos del Museo Municipal de Arte Contemporáneo, de manera parcial y rotatoria, que desde hace años están guardados en el Centro Cultural Conde Duque, también municipal. En dicho Centro se invirtió a su vez una importante suma de dinero para acondicionar unos mágnificos espacios arquitectónicos que debían albergar dicho Museo Municipal y que de manera incomprensible la anterior corporación de Más Madrid no llegó a instalar aunque las obras ya estaban finalizadas.

Lo primero que hay que explicarle a los responsables culturales del Ayuntamiento es que un Museo Municipal no es sólo una sala de exposiciones, sino una institución en la que las tareas de conservación, investigación y difusión pública de sus fondos consforman un trabajo más complejo y rico que exhibir de manera aleatoria algunos de sus fondos. Estamos por tanto ante un triple despilfarro, el de acondicionar nuevos espacios en Matadero para trasladar allí la sede de Medialab, el de acondicionar la actual sede de Medialab Prado como sala de exposiciones desvirtuando un magnífico proyecto arquitectónico que no se hizo para este nuevo fin y el de abandonar los espacios recientemente restaurados y acondicionados en Conde Duque para el Museo Municipal. Y la pregunta es: ¿para qué este despilfarro?, ¿cuál es su propósito último? Por lo que hemos podido leer no parece haber otro propósito que el de tener un escaparate en corazón museístico de Madrid. Y la reflexión es que es un escaparate demasiado costoso para competir con la mágnífica oferta de los tres Museos Nacionales que hay en las proximidades y la sede de Caixaforum. Por otra parte, conociendo la Colección del Museo Municipal, la competencia es imposible y no tenemos ni edad ni recursos para jugar a los cromos con dinero público.”

También se ha pronunciado Fernando Castro, uno de los “sabios” de la crítica artística de nuestro país, filósofo, y autor de innumerables artículos. Castro ha desarrollado su labor docente en el Instituto de Estética y Teoría de las Artes, la Universidad Autónoma de Madrid, el de Cultura Contemporánea del Instituto Ortega y Gasset y el Museo Reina Sofía, de cuyo patronato es miembro. Ha comisariado más de un centenar de exposiciones e infinidad de muestras individuales y colectivas en museos de todo el mundo.

Respecto al traslado de Medialab, Fernando Castro opina que “en algunas ocasiones tenemos que plantar cara a ciertas ocurrencias político-culturales que no hacen otra cosa que revelar una falta completa de proyecto y una actitud despótica que se niega a hacer otra cosa que imponer lo arbitrario.

Desmantelar Medialab supone, sin duda, un acto de “vandalismo” ejecutado por responsables municipales que, en ningún momento, respetan ni el trabajo realizado ni atienden a las opiniones (mayoritariamente discrepantes) del sector artístico-cultural.

Se plantea realizar una doble “mudanza”, tanto del MediaLab cuanto del Museo Municipal de Arte Contemporáneo, con la excusa de hacer que puedan ser visitadas las colecciones guardadas durante años en los almacenes en la privilegiada “milla de oro” de la Cultura (una denominación por cierto que acaso revele inconscientemente que no existen más proyectos que aquellos que desatienden lo periférico para apuntalar las ideologías centralistas).

En ningún momento se han parado a pensar que en el Centro Conde Duque tienen unas instalaciones que están, desde hace años, esperando precisamente un “proyecto de acondicionamiento” para poder presentar de forma adecuada esas colecciones que ahora se quieren desplazar.

La ocurrencia delirante de los responsables (palabra también poco adecuada visto lo visto) de la cultura municipal lleva, de un solo y mortal golpe, a masacrar un centro de experimentación ciudadana (en el que lo estético es, afortunadamente, menos importante que lo procesual y la meditación-práctica sobre los nuevos desarrollos técnicos está lejos de cualquier “ideología disruptiva”) y un museo que tiene excelentes fondos que desafortunadamente llevan demasiado tiempo sin poder ser contemplados por el público.

No hay ninguna razón para desmantelar MediaLab y remontarlo en otro contexto y escala que ya se perciben como inadecuados o insuficientes, ni tampoco se podrá convertir ese espacio en un “Museo” salvo si se realizan unas obras que resultaran costosas y lo único que se conseguirá es quitarle el sentido que tenía a ese espacio.

Me gustaría pensar que esta decisión ha sido fruto de la precipitación, la falta de análisis riguroso o, sencillamente, es una ocurrencia. Me temo que, en realidad, revela un profundo desprecio a la cultura, una falta de respeto a los ciudadanos y, como suele ser habitual, la actitud pre-potente del que “tiene los votos” y puede hacer lo que le plazca.

Aunque mi opinión no valga nada, no dejaré de criticar este nefasto proyecto de “mudanzas (culturales) arbitrarias”, especialmente cuando hay una importante masa crítica (desde artistas a gestores culturales, comisarios, críticos de arte, museógrafos o arquitectos) que ha mostrado claramente su oposición a tan arbitrarias y descabelladas “movilizaciones” del MediaLab y el Museo Municipal de Arte Contemporáneo.

Espero que este “desatino pseudo-cultural” no se materialice y, por una vez, los políticos responsables de la cosa pública atendieran un poco a lo que se plantea desde la práctica artística y el ejercicio de la crítica. Ojalá no suceda, una vez más, lo peor”.

Y como conclusión, Luis Cueto: “Parece increíble, pero esta es la primera vez en la que se pide a los artistas que den su opinión. Como ocurre a menudo en el mundo del arte hay una especie despotismo cultural “Todo para los artistas, pero sin los artistas”. Nada menos que tres premios nacionales de Artes Plásticas nos dan su opinión y esta es concluyente: trasladar Medialab es un error.

Sin proyecto claro y con un coste absurdo, lo que normalmente es una buena noticia (abre un museo) en este caso no lo es: concentrando exageradamente espacios culturales en un barrio ya saturado, desaprovechando obras ya listas en Conde Duque para acoger diez veces más obras que las previstas (apenas 100) en la “Serrería Belga” y, como expresa contundentemente Luis Gordillo a costa de destruir posiblemente, por más que lo nieguen, el actual trabajo de Medialab, que queda en un limbo.

Le pedimos a los artistas que quieran sumarse a esta iniciativa que nos manden su postura a [email protected] , a los responsables municipales del Área de Cultura que no sigan poniendo en riesgo la candidatura de la Unesco, que tantos esfuerzos desinteresados ha convocado, que oigan a los artistas y al alcalde Almeida, que enderece este desaguisado”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios