www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Tour de Francia. El futuro de Chris Froome, más oscuro que nunca

Tour de Francia. El futuro de Chris Froome, más oscuro que nunca
Ampliar
(Foto: Instagram: @chrisfroome/@veloimages)
miércoles 07 de abril de 2021, 23:22h
El pobre rendimiento del británico le ha llevado a confesar el proceso sufrido.

En febrero, Chris Froome le dijo esto al diario The Guardian: "El quinto Tour (de Francia) es un gran reto, pero con cuatro títulos estoy tan cerca.... No hay nada que me detenga, así que me encantaría dar lo mejor de mí y ganar el quinto. El espíritu ganador prevalece y espero que el cuerpo responda". Acababa de debutar este año, en el Tour de los Emiratos Árabes Unidos.

Se presentaba con la ambición de siempre, asegurando que había dejado atrás la grave lesión sufrida en 2019. Esa que provocó que el Sky decidiera deshacerse de él. Con 35 años, el británico se sentía en plenitud de nuevo. Con ganas de reivindicarse y de agradecer la confianza que ha depositado en él el Israel Start-Up Nation. No obstante, el escuadrón hebreo le ha rescatado de un brete resbaladizo al quedarse sin equipo.

Venía de finalizar 98ª en la Vuelta a España de 2020. "Fue frustrante y decepcionante, pero mirando un poco hacia atrás recordé que un año antes apenas podía caminar", expuso en la mencionada charla. Se había remangado para examinar el estado de su físico en ese punto precoz del curso. En el momento en que habló con la publicación inglesa, completó la tercera etapa de la prueba. Viajaba 44ª, a 14:53 minutos de Tadej Pogacar, la perla eslovena que defenderá título en la Grande Boucle.

Pues bien, acabaría 47º en territorio emiratí, incapacitado para seguir el ritmo de los mejores en las subidas con llegada a Jebel Hafeet y Jebel Jais. Tragada esa decepción, eligió proseguir con su puesta a punto en la altura. Programó series de entrenamiento en las faltas del Teide, en Tenerife. Allí, junto a sus compañeros Daryl Impey, Alex Cataford o Ben Hermans, apuró su condición de cara a comparecer en la Volta a Cataluña. Una carrera exigente que se celebró del 22 al 28 de marzo.

"Ahora me siento en mejor lugar y estoy preparado para empezar a centrarme en el trabajo sobre la bicicleta y esa es una de las razones por las que he venido a Tenerife", publicó en sus redes sociales, tras culminar un entreno en la región canaria de casi 90 minutos y con subidas de 2.000 metros de altitud. "Estamos viendo las próximas carreras para subir nuestro nivel y mucha gente se ha venido aquí para concentrase en altura. Para preparar estas primeras carreras de la temporada", añadió.

En la primera etapa de la cita catalana su rendimiento le abandonó. Aflojó y se descolgó a 50 kilómetros de meta, cuando el Movistar aceleró el ritmo del pelotón. Perdió 8 minutos y medio a las primeras de cambio. Al día siguiente concluyó 90º en la contrarreloj de 18 kilómetros que ganó Rohan Dennis -cedió más de dos minutos, a pesar de ser un especialista-. "La resaca del entrenamiento en altitud está disminuyendo gradualmente. No sentí que mis piernas tuvieran que atravesar el cemento hoy. Así que es una buena señal", alegó.

"Quería probar un poco las piernas hoy y usé la competición como un momento de preparación para dar un nuevo paso adelante. Cada vez que hago un bloque de entrenamiento en altura y cada carrera que hago, sólo tengo que seguir el proceso. Ojalá me lleve al destino final. Es un proceso largo y duro, pero sigo creyendo en él y lo hago lo mejor que puedo", razón en redes sociales. Ante los medios, en cambio, reflejó el amanecer de sus dudas.

"Eso es imposible de predecir", respondió a la pregunta sobre si estará listo para el Tour. "Simplemente sigo el proceso. No puedo poner una fecha. Mi cuerpo se rompió debido a ese accidente (el de 2019) y después de eso también hubo un bloqueo debido al coronavirus. Esto significó que no pude pedalear al nivel más alto durante mucho tiempo. Afortunadamente, el equipo me apoya de una forma fantástica. Y por supuesto que me gustaría estar preparado para el Tour", expuso. Especificó que se tomaría el resto de las etapas como un medidor en la altitud de los Pirineos.

Su clasificación final fue 81º. También se le atragantaron las subidas catalanas. "Puedo imaginarme que la gente ya me está descartando. Está bien. Yo sé de dónde vengo. Tuve que volver a aprender a caminar. Siempre lo tengo en cuenta. Muestra lo lejos que he llegado en el último año (...) Esta vez vengo de un punto mucho más profundo que nunca. Ahora se trata principalmente de volver a encontrar el equilibrio. Sin embargo, es genial ver lo lejos que he llegado y ojalá vuelva pronto a donde quiero", le ha comentado al medio belga Het Nieuwsblad.

En esa conversación ha proclamado que "mirando las carreras hasta ahora, parece que todos están en forma desde el principio. Pero estas carreras juegos de primavera ya no son lo que fueron. Normalmente, estas carreras se usaban para construir la forma para las carreras más grandes. Pero ahora todo el mundo ha tenido un buen comienzo. El nivel de esta carrera ha sido tan alto como el del Tour". Y en ese tempo jamás estuvo al lado de Pogacar -ganador de la Tirreno-Adriático en 2021- ni de Primoz Roglic -vencedor de dos etapas de la pasada París-Niza-. Salvo sorpresa, estos dos eslovenos se jugarán la gloria parisina. Mientras que el corredor con suelto más alto del planeta recalca que "mi mayor objetivo para este año es estar preparado para julio y para el Tour de Francia y, con suerte, volver a ser mi antiguo yo". Y confiesa que "es difícil ser golpeado cada vez que intentas mejorar, pero sigo poniendo mis esperanzas en el proceso".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios