www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Alcaraz y Badosa asombran: igualar un hito de Rafa Nadal y ganar a la número uno

Alcaraz y Badosa asombran: igualar un hito de Rafa Nadal y ganar a la número uno
domingo 11 de abril de 2021, 01:04h
Las perlas del tenis español siguen rompiendo barreras de precocidad.

En el Abierto de Australia de 2021, Carlos Alcaraz y Paula Badosa hubieron de confinarse dos semanas en Melbourne. Ambos había llegado a territorio aussie en aviones en los que viajaban contagiados de coronavirus, así que no les quedó otra que asumir los protocolos impuestos por la organización de dicho Grand Slam. No sin quejarse por las condiciones que se encontraron. Y con el paso de los días de encierro, estos dos diamantes del deporte español estrecharían su amistad, compartiendo entrenamiento, tiempo y diversión.

Pues bien, el murciano (17 años) y la catalana (23 años) se han destapado como los relevos generacionales de los nombres gruesos del tenis nacional que elevaron el listón en las pasadas décadas. En el caso del pupilo de Juan Carlos Ferrero, la evolución está siendo acompañada por la cosecha de plusmarcas de precocidad. La última ha sido acogida por el Club Puente Romano de Marbella, en el torneo de la ciudad andaluza. Allí debutaría Carlos, en el pasado jueves, derrotando a Feliciano López (4-6, 6-2 y 6-4).

Ese resultado retrato del cambio de aires que asoma supuso, además, la primera vez que Alcaraz llegaba a unos cuartos de final de un torneo ATP. Y este viernes superó otra frontera: accedió a las semifinales, una gesta que logró Rafael Nadal cuando era menor de edad. Se apilan los paralelismos estadísticos con el astro balear. Alcaraz se midió al 26º del ránking mundial masculino, Casper Ruud, y le tumbó en una exhibición plena de personalidad -6-2 y 6-4, en hora y 18 minutos-. Nadie había logrado esa gesta desde que lo hiciera Alexander Zverev.

El nacido en El Palmar combinó su versión agresiva -derechas y restos afilados- para propulsarse a un 3-0 inicial y reclamar la iniciativa. Asimismo, se mostró pegajoso en los largos peloteos, completando un rendimiento sólido que le llevó a firmar el primer set. Y en la segunda manga, con las fuerzas más equilibradas, el juvenil español arrancó dos breaks para rematar su triunfo más importante. Confirmando un crecimiento que podría meterle ya en el Top-100 su gana el campeonato marbellí. "No pienso en la historia, sino en el día a día", expuso, todavía sobre la pista.

Badosa, en su caso, ha levantado las malas sensaciones padecidas por el enclaustramiento australiano. Así recuerda aquel episodio: "Lo que ocurrió en Australia fue un golpe duro. Cuando salí me costó recuperarme mentalmente mucho más de lo que esperaba. Y también físicamente. Sentía que había perdido el nivel al no poder entrenarme y eso me agobiaba mucho. Hasta hace un par de semanas no me veía al 100% y me preocupaba, pero sabía que era cuestión de tiempo y ahora me siento perfecta". Sus resultados así lo demuestran.

El récord que viene encadenando es de ocho victorias en trece partidos. Esta semana está brillando en el Torneo de Charleston. Comenzó derrotando a Belinda Bencic (12ª mejor tenista del planeta), alcanzando a ganar a una rival del Top-20 por vez primera; este jueves llegó a su puesto más alto en el ránking de la WTA (64ª) al endosar un doble 6-3 a Cathy McNally; y este viernes ha subido su apuesta de forma exponencial.

En cuartos de final la esperaba Ashleigh Barty. La número uno del mundo. Palabras mayores. Los focos apuntaron hacia Badosa en el duelo más trascendental que ha disputado hasta la fecha. Y respondió de una forma sorprendente para los analistas extranjeros. Porque en España ya se sabe de sobra que el futuro -si no median infortunios- está en manos de la nacida en Nueva York. La jugadora catalana venció por 6-4 y 6-3, en una hora y 16 minutos, para dar un golpe de autoridad atronador.

La capacidad de competir bien en todos los parámetros de la australiana la ha asentado en la cima del circuito femenino durante 40 semanas consecutivas, una barbaridad que neutralizó Paula con una receta que mezcló rebeldía, astucia en el servicio, agilidad en las defensas y potencia de golpeo. Y, por supuesto, dureza mental. La tarjeta estadística lo corrobora: salvó hasta 12 bolas de rotura. Barty, ambiciosa y con ganas de evidenciar su jerarquía, presionó con todo. Mas, se topó con la consistencia de una española que escapó en la primera manga y arrasó en la segunda -sumó todos los juegos desde el 3-2-. Virtualmente colocada como la 62ª del ránking, en las semis de este evento examinará su explosión frente a Sloane Stephens o Veronika Kudermetova.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios