www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESCÁNDALO POR LA VACUNACIÓN EN CATALUÑA

miércoles 21 de abril de 2021, 13:35h
El secesionismo catalán bordea los límites de la inhumanidad. Es sencillamente miserable que la Generalidad vacune...

El secesionismo catalán bordea los límites de la inhumanidad. Es sencillamente miserable que la Generalidad vacune a los mozos de escuadra y regatee esa misma vacuna a los policías nacionales y a los guardias civiles, que garantizan la seguridad de todos los catalanes.

Mientras la vacunación de los mossos d’Esquadra y los policías locales sobrepasa el 90 por ciento, los guardias civiles apenas alcanzan el 15 por ciento y los policías nacionales se han quedado en el 14 por ciento. La situación es tan lamentable que el ministerio del Interior ha tomado cartas para paliar el disparate y procederá a vacunar a las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Naturalmente, los medios afines al secesionismo catalanes han silenciado el atropello, pero la indignación ha permeado extensas capas de la opinión pública catalana y se ha hecho viral en el resto de España. Se está llegando a una situación límite, provocada por las concesiones de Pedro Sánchez que necesita los votos de los secesionistas catalanes en el Congreso de los Diputados para mantenerse en el poder. ERC, sobre todo, ha tomado medida de la debilidad sanchista y se dedica a vejar a los constitucionalistas en todas sus vertientes y a vejar y humillar a Pedro Sánchez de forma implacable. A la agresión catalana se suman las facturas pagadas en el País Vasco a los partidos separatistas y a los proetarras, tanto en los aspectos económicos como en el acercamiento de los etarras condenados por gravísimos delitos de asesinato, que vegetan ya en las cárceles vascas, atendidos solícitamente por funcionarios complacientes.

El escándalo de la política de Sánchez en relación a los secesionistas vascos y catalanes se multiplica cada día. Y ha alcanzado su cenit cuando la opinión pública nacional ha tenido conciencia de que ni siquiera se atiende médicamente, con la vacunación establecida, a los guardias civiles y a los policías nacionales.