www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ecos de la convención republiacana

sábado 06 de septiembre de 2008, 01:01h
La convención republicana que se ha cerrado en el estado norteamericano de Minnesota ha servido para consolidar la candidatura de John McCain a la presidencia de Estados Unidos, y para aupar su mano derecha -y candidata a vicepresidenta- Sarah Palin, a la cima del estrellato mediático. Del primero, considerado como un autentico “outsider” dentro de su propio partido, puede decirse que ha procurado –con cierto éxito- poner tierra de por medio entre la forma de gobernar de George W. Bush y la que él levaría a cabo. Palabra como "hay que cambiar la forma en que el gobierno lo hace casi todo, desde la forma en que protege nuestra seguridad hasta la forma en que compite en la economía mundial; desde la forma en que responde a los desastres hasta la forma en que educa a nuestros hijos" dejan bien a las claras que hay –o intenta formarse- un nuevo republicanismo.

De Sarah Palin puede decirse, con una aquiescencia casi general, que su irrupción en la campaña republicana ha cosechado un éxito imaginable por pocos. Ella sola –bueno, con la ayuda del embarazo de su hija adolescente, por estrambótico que parezca- ha logrado concitar una atención mediática que ha llegado a inquietar al mismísimo Obama, un maestro en la materia. Valiente, decidida, con personalidad propia y encarnando los valores de la familia tradicional americana que tanto gustan a su electorado, la gobernadora de Alaska ha sabido emitir un mensaje interesante. Lo cual, unido a la dilatada carrera de McCain, combina experiencia y savia nueva, una fórmula bastante interesante. La maquinaria de ambos partidos está ya a pleno rendimiento. El tiempo dirá.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.