www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS HACKERS RUSOS Y EL 4-M

sábado 01 de mayo de 2021, 17:58h
“Ante los indicios de que Rusia puede estar interesada en influir en los comicios, habrá que...

Aparecido en El Mundo, este artículo del académico de la Real Academia Española, Luis María Anson, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, fue reproducido íntegramente por Google y citado y comentado repetidas veces por las redes sociales. Lo publicamos a continuación.

“Ante los indicios de que Rusia puede estar interesada en influir en los comicios, habrá que recurrir al viejo lápiz y al papel para contar los votos”, afirmó el ministro del Interior holandés, Ronald Plasterk, en vísperas de las elecciones de 2017. Y, efectivamente, el Consejo Electoral de los Países Bajos decidió contabilizar manualmente los votos y, además, comunicar los resultados por teléfono, no por ordenador. Los ciberataques de los hackers rusos, bien a izquierda, bien a derecha, según las conveniencias de Putin, pretenden fragilizar la estabilidad de la Unión Europea.

Rob Bertholee, director de la AIVD, servicio de inteligencia holandés, fue alertado por sus colegas estadounidenses. Y el primer ministro, el liberal Mark Rutee, decidió sortear a los hackers y retornar al escrutinio manual de los votos y a la comunicación telefónica. Holanda estableció en las elecciones del año 2017 que los colegios electorales enviaran los resultados en papel, eludiendo internet. Para Putin, Holanda iba a ser el primer ensayo que permitiera a Rusia condicionar los comicios en la UE y desestabilizar su política, incluso con la intervención cibernética en Alemania y Francia. El primer ministro Rutte denunció el eje Rusia-Irán-Cuba-Venezuela y aseguró que el antiguo espionaje del KGB se mantenía con otros nombres y otras técnicas. Julia Rademaker, portavoz del ministro del Interior, confirmó a la agencia Efe las declaraciones de Rutte. Tiempo después, los Países Bajos expulsaron a dos diplomátios rusos acusados de espionaje y Moscú respondió haciendo lo mismo. Anteayer, Chequia ordenó a 18 empleados de la embajada rusa, considerados como espías, que abandonaran Praga. Y ha ocurrido lo mismo con diplomáticos o empleados rusos en Estados Unidos, Polonia, Suecia, Italia…

No se trata de especulaciones ni de opiniones aventuradas de tertulianos de televisión vertidas con ligereza. Todo lo que he escrito más arriba son hechos comprobados y comprobables. Todavía no sabemos si Rusia ha decidido intervenir en las elecciones madrileñas ni a favor de quién lo haría. Lo que sí parece lógico es que Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y Miguel Ángel Rodríguez tomen las medidas necesarias para evitar que ocurra en Madrid lo que se intentó en Holanda y fue cegado por la inteligente política de uno de los países más libres y en vanguardia del mundo.