www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONTRA LOS DUEÑOS DEL CLUB

La rebelión de los hinchas del United toca techo: espectacular invasión a Old Trafford

La rebelión de los hinchas del United toca techo: espectacular invasión a Old Trafford
Ampliar
(Foto: Twitter: @Devilbeek7603)
lunes 03 de mayo de 2021, 11:05h
El enfrentamiento con la familia Glazer se ha agudizado desde la creación de la Superliga. Aplazado su partido ante el Liverpool.

Este domingo estaba programada la disputa de uno de los clásicos del fútbol europeo con más sabor tradicional. Manchester United y Liverpool se iban a medir sobre el césped de Old Trafford, en partido correspondiente a la 34ª jornada de la Premier League, a partir de las 17:30 horas. Sin embargo, no ha podido ser. Centenares de hinchas del club local se habían congregado en los aledaños del estadio para protestar contra la gestión de la familia Glazer, los dueños estadounidenses de la entidad de Mánchester.

Y esa masa enfurecida de aficionados ha conseguido acceder al recinto de los 'Red Devils', llegando a asaltar el propio terreno de juego. En consecuencia, las autoridades se han visto forzadas a intervenir y, tras meditar a toda prisa, se ha ordenado el aplazamiento del encuentro, en principio, hasta las 19:30 horas. Pero se ha detectado un problema mayúsculo: los asaltantes han llegado a transitar el túnel de vestuarios. Este hecho obliga, por decreto de la Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés), a desinfectar al 100% la bocana que conduce a los jugadores de los camarines al verde.

Ese proceso pautado dentro del protocolo de control de la pandemia, según se ha sabido, tardaría en completarse, como poco, hora y media. En el entretanto, las directivas de los clubes implicados guardaban silencio. Su legitimidad con respecto a los hinchas, y a sus propios futbolistas, ha quedado muy erosionada después de haber metido a estos equipos en la novedosa Superliga. Sin consultar a nadie. En un movimiento que desde el prisma británico se enciende como un ataque a los usos y costumbres del universo futbolístico isleño.

(Twitter: @ManUnitedMedia)

Asimismo, en el grupo de aficionados que han decidido irrumpir en el estadio se han localizado vándalos que han estado destrozando los coches que encontraban en su camino. La Policía de Mánchester se ha desplazado y ha cargado contra los manifestantes, desarrollando auténticas persecuciones dentro y fuera de las instalaciones del conocido 'Teatro de los Sueños'. Los altercados se han multiplicado antes de la llegada de los autobuses de dos conjuntos que se están jugando su participación en la próxima edición de la Liga de Campeones. Casi nada.

Aunque los colegiados -Michael Oliver y su cuerpo arbitral- han arribado al coliseo, con dificultades, se temía por la posible fractura en la rígida burbuja sanitaria que ha implementado con éxito la Premier League. De confirmarse este extremo, el duelo quedaría suspendido al instante. Y hay que recordar que el título liguero seguía pendiente de esta fecha, pues si el United perdía, el Manchester City de Pep Guardiola se proclamaría campeón. Mas, todos habrán de esperar acontecimientos. Eso sí, no demasiado.

La Policía, miembros del United y del Liverpool y la representación de la Premier League se reunieron para evaluar lo sucedido y tomaron una medida con celeridad. No había forma de que se disputase el envite este fin de semana. Este es un extracto de la nota emitida por el organismo que gestiona la liga británica: "Tras la brecha de seguridad en Old Trafford, el partido entre Manchester United y Liverpool se pospone (...) La seguridad y protección de todos en Old Trafford sigue siendo de suma importancia. Entendemos y respetamos los sentimientos, pero condenamos todos los actos de violencia, daños e infracciones, especialmente los asociados al Covid-19. Los aficionados tienen muchos canales para dar a conocer sus puntos de vista, pero las acciones de una minoría vistas hoy no tienen justificación".

El departamento de Policía de Mánchester explicó que la protesta convocada -que contaba con el permiso de las autoridades de la ciudad- acogió a "grupos de manifestantes que comenzaron a reunirse en Old Trafford y, por separado, en The Lowry Hotel, Salford, donde se alojaban los jugadores del United". "A última hora de la tarde, alrededor de 200 manifestantes se habían reunido frente al Lowry y más de 1.000 en Old Trafford", proseguía un comunicado que relata el lanzamiento de botellas, bengalas y vallas, con resultado de dos agentes heridos. La multitud había desbordado las expectativas policiales y en torno a 100 hinchas se colaron, por la fuerza, en el césped.

El Liverpool, cuyo emblemático capitán Jamie Carragher apoyo estas protestas en la televisión que retransmitía el partido, publicó este pronunciamiento después de la suspensión oficial: "El Liverpool Football Club estuvo totalmente de acuerdo con la decisión de posponer el partido de hoy como resultado de lo ocurrido en Old Trafford y sus alrededores. Nuestra posición es que la seguridad pública debe ser el factor número uno en cualquier decisión de este tipo, siendo la capacidad de proporcionar un entorno seguro para los participantes, el personal y los funcionarios una prioridad. Claramente, hoy no era posible garantizarlo debido a una situación que se intensificó rápidamente".

La acuciada directiva del United, con Gary Neville -uno de los capitanes de la era de Alex Ferguson- alentando la manifestación, se expresó así en redes sociales: "Nuestros fans sienten pasión por el Manchester United y estamos totalmente a favor de la libertad de expresión y la protesta pacífica. Sin embargo, condenamos las molestias causadas al equipo y los daños que pueden causar a otros fans, el staff y los policías. Agradecemos a la Policía por su apoyo y les ayudaremos en las investigaciones que lleven a cabo". Desde luego, a la familia Glazer y a Ed Woordward -gerente que dimitirá en junio, tras el escándalo de la Superliga- se les está amontonando el trabajo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios