www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Xavier Bosch: La mujer de su vida

domingo 02 de mayo de 2021, 22:46h
Xavier Bosch: La mujer de su vida

Destino. Barcelona, 2021. 515 páginas. 20,80 €. Libro electrónico: 9,49 €

Por Daniel González Irala

Hace no muchos años, el periodista y novelista David Torres escribió Palos de ciego, una novela que, entre otros muchos temas, sacaba a colación el de los niños robados que, no sabemos si también a Bosch, le tocaba además personalmente. Saco a colación esta anécdota debido a que el novelista barcelonés entrega una larga novela, bien definida y estructurada, y que no sería lo mismo sin esta dolorosa trama que aquí se integra como parte de una peripecia que en las primeras páginas no queda referida, creyendo uno que va a leer una historia que tendría más que ver con Ignacio Martínez Pisón, a quién en su conjunto logra parecerse.

La mujer de su vida tiene un narrador en tercera persona que pretende dar cabida a todos y cada uno de los miembros de una familia burguesa catalana, los Estrada Miravall, compuesta a partir del matrimonio entre un hacendado empresario (Saúl) y su mujer María (de la que apenas sabemos que le queda poco de vida y que de joven le gustaba tocar el piano delante de las visitas) y, sobre todo, sus tres hijos: Joel, Raimon y Victoria. En realidad, son estos tres hijos y, en concreto, dos de ellos (Joel y su hermana) los que más presencia escénica tienen, y es que, dado el formato del libro, que no pierde profundidad por ello, en un principio la estructura es hábilmente comercial y por ello su lectura es entretenida.

El narrador se pega en su intención sobre todo a Joel, que es un director de documentales que, tras licenciarse en audiovisuales, montó una productora llamada Árbol, junto a una competente y algo hippie compañera de estudios llamada Cristina Malabbroca. Entre uno de los encargos guardados en un cajón y con miedo a desempolvar está investigar sobre el polémico tema de los niños robados. De tal modo que, durante gran parte de la novela, muy interesada en la peripecia, vemos a estos dos colegas entrevistando en torno a una trama que les es muy difícil conocer y que tratan de domesticar primero, y denunciar después.

Pero antes a Victoria, auténtica víctima de esta historia (ya que sabremos fehacientemente que Saúl y María pagaron cien mil pesetas en lo que en principio los hermanos creían era una adopción normal) la vemos trabajar de pediatra para un organismo de la UE en Estrasburgo, y sufre un episodio de acoso sexual por parte de un político, Nico Nicolau, que servirá para esclarecer lo que de trama negra se propone en torno al tema.

La novela empieza además con un lenguaje misterioso, pero habría que ver si realmente bajo frases como “un zapato describe, con discreción, el currículum de una persona” no se prolonga quizás un poco en exceso la paginación posterior, dando cabida a una novela que podría haber sido algo más corta para ser igual.

A partir de la página 244, este lenguaje algo indeterminado del que hablábamos, se acaba haciendo poderoso y lo que bien podría ser una pompa de jabón, se concreta en “a veces para salvar el castillo debes dejar que jueguen en tu jardín”, es decir, una amenaza paulatina y real, como es el trauma que a partir de que lo sepa sufrirá Victoria.

Por otro lado, es ya hacia el final (“cuando alguien se salta el guion, los mediocres tiemblan”) cuando nos damos cuenta de la mentira que hay detrás de la familia de la que estamos hablando. También el papel del tercer hermano, Raimon, un bebé que tenía miedo al miedo prácticamente desde que nació, y al que hicieron mobbing después en la escuela, y que en esta historia es también episódico, cobra un sentido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios