www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. La revolucionaria idea para la vuelta del público a los estadios

NBA. La revolucionaria idea para la vuelta del público a los estadios
Ampliar
martes 04 de mayo de 2021, 20:46h
La liga estadounidense ha vuelto a ejercer de pionera para el resto de competiciones en todo el planeta.

Cuando estalló la pandemia, en marzo del pasado año, la NBA tomó una resolución clara: en lugar de recortar la inversión, la solución para la supervivencia del negocio pasaba por aumentar el gasto. Con el fin de asegurar unas condiciones sanitarias que, precisamente, permitieran la disputa de los partidos y la cumplimentación del calendario pactado. Es decir, optaron sus gestores, siguiendo la estela de la UFC -Dana White alquiló una porción de la Yas Island de Abu Dabi para seguir organizando peleas-, por apostar por la manutención de la industria desde la cancha y no desde estrategias de despacho.

Montaron los administradores de la liga estadounidense de baloncesto profesional una burbuja sin parangón en el deporte internacional. Dibujó un protocolo estricto para que jugadores, técnicos, trabajadores y demás seres humanos que participarían en el desarrollo de la competición en el Walt Disney World Resort en Orlando, Florida, convivieran en un entorno seguro. Porque el foco estaba puesto en la celebración exitosa de un total de 172 partidos. Y de un confinamiento de más de 100 días.

Pesaba sobre la NBA la presión que imponían los faraónicos contratos televisivos. Así que el comisionado Adam Silver y su equipo de trabajo se remangaron para seguir adelante con el plan. Y lograron que funcionara. El abismo, si se hubiera congelado el torneo, se cifraba en hasta 2.000 millones de dólares en pérdidas y su excelsa gestión les granjeó un ahorro de 1.500 millones. ¿Por qué? Se gastaron 180 millones de dólares en crear y asentar la mencionada burbuja. El protocolo se llevó a rajatabla y todos acabaron contentos. Especialmente, Los Angeles Lakers, que ganaron el anillo y se lo pudieron dedicar al fallecido Kobe Bryant.

En torno a 1,8 millones de dólares diarios invirtió la liga, según la auditoría realizada meses después. Y desde consultorías norteamericanas se ha subrayado la eficacia de la creatividad de los gestores. Y es que innovaron al construir una suerte de grada virtual -colocaron pantallas en los laterales de las canchas, para que se vieran a los aficionados, en directo, desde sus casas. El resultado de esa iniciativa fue atraer a más de 60.000 hinchas, en un movimiento que redondeó los balances y remarcó la sensacional maniobra pensada.

La NBA siguió sufriendo un descenso de las audiencias televisivas -37% menos, al igual que el resto de las Grandes Ligas-, pero batió su récord de seguimiento en las redes sociales, con más de 6.900 millones de reproducciones -un 34% de ascenso en este apartado con respecto a la temporada previa-. Así que Silver y sus colegas cantaron victoria. Mas, de inmediato, se sentaron para edificar el curso 2020-21, ya sin burbuja. Y con el coronavirus lejos de ser atajado. Y, tras unas duras negociaciones con los jugadores, se consensuó el inicio del nuevo calendario. Y se ha llegado hasta mayo, a las puertas de los playoffs, sin mayores contratiempos. Redundando en el éxito de los arquitectos de una competición de organización pionera y sobresaliente.

Así las cosas, en diciembre se supo que la liga había aprobado una ayuda de 30 millones de dólares para cada franquicia. Se trataba de dar un empujón a las cuentas de los equipos, siempre incidiendo en la alimentación del negocio. Casi 1.000 millones de inversión, en total, fueron destinados a lanzas un salvavidas al área de flujo de caja y los problemas de liquidez derivados de la ausencia de público en los pabellones.

Y en enero, un mes más tarde de ese anuncio, el comisionado ponía esta propuesta sobre la mesa: "Responsables del departamento sanitario han sugerido que habría un gran beneficio para la salud pública si los afroamericanos del perfil más alto se vacunan para hacer una demostración pública, hacia esa comunidad, de que es un proceso seguro y efectivo (...) Siempre sería en un momento adecuado, cuando quiera que sea. Ya sea con un programa a nivel nacional o estado a estado. Creo que puede ser de gran valor que nuestros jugadores den ejemplo de lo importante que es recibir la vacuna".

El epidemiólogo de cabecera de Estados Unidos, Anthony Faucci, se mostró de acuerdo con estas hipótesis. Siendo que cerca del 75% de la masa de jugadores de la NBA son afroamericanos. Y el altavoz -usado también en la lucha contra el racismo y la brutalidad policial- es enorme. "Se está debatiendo. Es algo en lo que estamos centrados. En la comunidad afroamericana ha habido un enorme impacto del Covid. Pero, ahora, y es en cierto modo perverso, está habiendo una enorme resistencia a las vacunas por razones que son históricamente comprensibles. Si esa resistencia persiste redoblará el golpe en esa comunidad porque la única forma de dejar atrás esta pandemia es con las vacunas", recalcó Silver. Eso sí, especificó que no iban a saltarse ninguna cola de vacunación pautada desde la Casa Blanca.

Estas conversaciones se congelarían con el paso del tiempo y en marzo se conoció que la liga relajaría los protocolos sanitarios vigentes hasta entonces para jugadores y el personal que ya estuviera vacunado. En una nota difundida, la NBA aseguraba que el personal vacunado, también los jugadores, ya no tendrá que someterse a cuarentena. Podrán recibir la visita de familiares y amigos. Y se les permitirá que puedan cenar y compartir mantel en restaurantes de las ciudades, siempre que estén al aire libre. Esta modificación entraría en vigor dos semanas después de que la persona en cuestión hubiera completado el proceso de vacunación.

En el entretanto, franquicias como los Denver Nuggets explicaron que abrirían las gradas de sus pabellones al ingreso de aficionados desde el 2 de abril. Una medida aprobada por las autoridades sanitarias estatales y que se implantó con naturalidad y cuidado. Pero, para mayor tranquilidad, los Milwaukee Bucks se han descolgado con una idea rompedora. Los dirigentes del conjunto llamado a pelear el cetro de la Conferencia Este con los pomposos Brooklyn Nets hablan de ofrecer a sus seguidores una dosis de la vacuna de Pfizer para acudir a ver el partido.

El Departamento de Salud de Milwaukee les dio el visto bueno y se dispusieron algunas cláusulas, como, por ejemplo, que los aficionados interesados tengan más de 16 años y que la vacunación se lleve a cabo en un centro homologado en los alrededores del pabellón Fiserv Forum. Cada persona vacunada se registraría en la lista que maneja el mencionado departamento, encargado de suministrar la segunda dosis y completar la inmunización. El presidente de los Bucks, Peter Feigin, añadió esto: "Recomendamos de forma contundente que se vacunen. Estamos encantados de asociarnos con el Departamento de Salud para esta buena y conveniente oportunidad. Es un momento crítico para todos nosotros. Demos este paso necesario para regresar a una vida normal".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios