www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

VV.AA: Naciones de papel

domingo 09 de mayo de 2021, 18:26h
VV.AA: Naciones de papel

Asociación Cultural y Peña Sanferminera Pompaelo. Pamplona, 2021.161 páginas. 8,95 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

En Naciones de papel. Reflexiones para tener futuro encontramos una obra coral que traza un diagnóstico nítido de la actual situación por la que transita nuestro país. Los autores que participan en ella, procedentes de las más variadas actividades profesionales (políticos, profesores, abogados, economistas…) no solo analizan sino que ofrecen propuestas para la acción. En íntima relación con este argumento, reprochan el narcisismo que se ha apoderado de buena parte de nuestros dirigentes y de la sociedad, lo que les impide ver la gravedad del panorama actual.

Nacionalismo, populismo y partitocracia son las tres plagas que deben combatirse si se aspira a que el Estado de Derecho en España no sea una mera etiqueta retórica. Las dos primeras van de la mano en ciertos escenarios geográficos, como Cataluña y País Vasco. Por tanto, de lo que se trata es de poner fin a ese triunvirato letal que empobrece la calidad de nuestra democracia. En este punto, los autores apuestan no por la revolución sino por la reforma de instituciones clave, tales como los partidos políticos o las administraciones públicas. Se trata de una respuesta coherente, trufada de gradualismo y alejada del mesianismo que caracteriza a ciertas formaciones de nuevo cuño.

Abordar esta tarea de manera urgente debería ser meta prioritaria puesto que desacreditaría de una vez por todas el mantra enarbolado en la actualidad por el independentismo catalán, aunque hunde sus raíces en el pensamiento de la izquierda abertzale, en función del cual, en España nunca se produjo una ruptura con la dictadura franquista. Como se deduce, nos hallamos ante una labor compleja que exige efectuar una revisión apremiante de algunas dejaciones observadas en el pasado.

En este sentido, los autores subrayan la pérdida de derechos que se ha observado en las dos comunidades autónomas donde el nacionalismo ha ocupado históricamente posiciones de gobierno: Cataluña y País Vasco. En la primera se detienen para diseccionar los entresijos del procés, del que extraen dos elementos caracterizadores. Por un lado, que en ningún caso se trató de un movimiento de abajo-arriba, sino de un plan preconcebido ya desde los años del pujolismo, aunque acelerado en los últimos tiempos. Por otro lado, nos recuerdan que la dinámica rupturista auspiciada por la Generalidad, cuyo paradigma fue el 1-0, ha controlado el relato a través de una serie de sintagmas tan mediáticos como de poca sustancia (presos políticos, España nos roba, persecución de la lengua catalana). En definitiva, un manual de agravios que esconde aspectos fundamentales de la verdadera realidad, como por ejemplo el secuestro del idioma español en Cataluña.

En efecto, la lengua se ha convertido en el eje sobre el que los nacionalismos vasco y catalán vienen perpetrando su pretensión de diferenciación. Así, para Teresa Freixes: “La razón es que muchos asumen que las 'naciones ' son titulares de derechos, muy especialmente de soberanía. Pero las 'naciones ' que hoy pretenden representar los políticos separatistas son un invento nuevo y bastante endeble. No tienen unidad étnica, ni cultural, ni religiosa, ni cívica o de valores. No tienen diferenciación significativa con sus vecinos, ni sistemas legales o de creencias incompatibles” (p. 19).

Sin embargo, este nacionalismo periférico escasamente integrador y que se asigna la competencia para otorgar credenciales de buen demócrata, es capaz de permitir que en el interior de sus sociedades se perpetren homenajes a quienes recurrieron al terrorismo en el pasado para imponer un proyecto político xenófobo. Al respecto, para Samuel Vázquez: “Hoy nos fijamos en el acoso que vemos, pero no olvidemos cómo, a golpe de asesinato, intimidación, quema de caseríos y ostracismo, el nacionalismo aranista expulsó a decenas de miles de familias de vascos y españoles de la CAV y de Navarra” (p.135). Más en particular, la lectura del capítulo escrito por Maite Pagazaurtundua refleja esa presencia cotidiana de los “ongis etorris” y el mirar para otro lado de quienes deberían ponerles freno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios