www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Dimas Prychyslyy: No hay gacelas en Finlandia

domingo 09 de mayo de 2021, 18:36h
Dimas Prychyslyy: No hay gacelas en Finlandia

Premio 25 Primaveras. Espasa. Barcelona, 2021. 392 páginas.19,90 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Soledad Garaizábal

Dimas Prychyslyy (Elisavetgrado, Ucrania, 1992) es un autor que no nos lo pone, en principio, nada fácil. Casi más complicado que deletrear sin titubeos su apellido es entender lo que nos quiere contar. Es un escritor complejo que ya en su primera novela ha demostrado un enorme talento para levantar estructuras narrativas arriesgadas sin que se le vengan abajo, aun a riesgo de que tanto andamiaje dificulte la contemplación del edificio que se construye detrás.

El lector siente que No hay gacelas en Finlandia exige un nuevo método de lectura, que no basta con dejarse llevar. Se avanza con la absurda sensación de que no se está leyendo bien, como si no se pudiera retener de la historia más que lo anecdótico, como si no se alcanzase a comprender. Prychyslyy te obliga a coger papel y boli para redactar tus propios apuntes sobre su historia.

El primer capítulo se titula “Una aguja en un pajar” y sirve para presentar las identidades de diez personajes y narradores distintos, una decena de voces en primera persona ofreciendo la visión siempre fragmentaria de sí mismos. Apuntas palabras clave que te ayuden a reconocer a estos personajes, que te auxilien para trazar algún hilo argumental. Sobre Mario apuntas “calcetines, cordones, Metro”, sobre Isolina “batido de fresa, excitación”, sobre Zhora, “plastilina en los enchufes, encerrado/a”. Así también con Claudia, Olvido, Bea, Antonio, Misha, La Oku. Son personas de un género difícil de identificar, que responden a varios nombres, que han decidido vivir encerrados o se ponen nerviosas si ven un estampado escocés. Amantes del sploshing y del feederismo, artistas de 99 años, víctimas del maltrato psicológico vía digital, buscadores de legajos perdidos, dependientes argumentales. Gente rara con hábitos curiosos, muy en la línea de los personajes ideados por Fernández Mallo en su trilogía Nocilla, aunque con menos poesía.

El autor despliega páginas redondas como quien tira sobre la mesa el puzle de mil piezas y comienza a agrupar, sin que sepas con qué criterio hace los grupos. No sabes cuáles son piezas centrales ni cuáles forman el borde de la ficción. Durante doce capítulos va dibujando esbozos de trayectoria mientras incorpora pequeñas dosis de nuevos y perturbadores episodios. Aparecen protagonistas en la sombra y notas en tono bíblico desprendidas de un críptico Informe Alfa. Incorpora metaliteratura, explora el azar hasta hacer coincidir a sus personajes en un McDonalds, intercala cartas, crea vínculos, te empuja al vacío de no comprender nada hasta el final.

No hay gacelas en Finlandia ha ganado el Premio 25 Primaveras, convocado excepcionalmente por Espasa y Ámbito Cultural para conmemorar la XXVª edición del premio Primavera de Novela, con el objetivo de reconocer y encontrar nuevas voces de autores menores de treinta años. El escritor de origen ucraniano Dimas Prychyslyy se ha alzado con este galardón que rinde homenaje a todos los que exploraron antes que él los límites de la narrativa. Con una obra que ensancha las normas clásicas, Prychyslyy nos ha querido enseñar un nuevo juego con otras cartas, una nueva forma de enredar la madeja de los hilos del planteamiento, el nudo y el desenlace.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios