www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez alardea impúdicamente del éxito de la vacunación en España

viernes 14 de mayo de 2021, 17:48h

El proceso de vacunación comenzó en España, como en buena parte del mundo, de forma lenta. La falta de dosis, unida a la oxidada logística de las distintas administraciones, provocó que durante los primeros meses del año el ritmo fuese muy inferior al previsto, con poco más de ocho millones de dosis administradas hasta el 1 de abril.

Por fortuna, a medida que el stock de vacunas ha ido en aumento, las comunidades autónomas han alcanzado paulatinamente la ansiada velocidad de crucero. Solo en abril se administraron tantas vacunas como en los tres meses previos, con ocho millones más de inoculaciones y dos millones de inmunizados. Y todo indica que, pese al fiasco de AstraZeneca, en mayo se batirá un nuevo récord.

Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, en lo que va de mes se ha vacunado ya a más de cinco millones de personas, de las que dos millones han quedado inmunizadas. En total, 14,9 millones de ciudadanos (un 31,4%) han recibido al menos una dosis de la vacuna, el 90% de los mayores de 60 años; mientras que casi siete millones están ya inmunizados frente al Covid (un 14,7%). De continuar esta dinámica ascendente, el objetivo del 70% de vacunados podría alcanzarse antes de que terminase el verano.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trató este jueves de obtener, una vez más, rédito político de esta situación. Con su característica ampulosidad, Sánchez anunció a bombo y platillo que España recibiría en junio 13 millones de dosis de la vacuna de BioNTech-Pfizer, cuatro más de las previstas. Además, quien dio por vencido al virus hace un año, no dejó escapar la ocasión para declarar en tono solemne: "Quedan 97 días para que logremos la inmunidad de grupo, para que superemos esta pandemia".

Sánchez presume de su capacidad negociadora, pese a ser un mero intermediario entre las comunidades y la Comisión Europea, que es la verdadera responsable de la compra y suministro de vacunas para todos los países de la UE. Pero lo más grave es que el socialista trata desvergonzadamente de arrogarse el mérito de la campaña de vacunación, menoscabando el crucial papel que desempeñan las autonomías.

El Gobierno renunció hace mucho a las funciones que le son propias a fin de lavar su imagen, ennegrecida por la calamitosa gestión de la pandemia. En cambio, decidió fiarlo todo al buen hacer de Europa y de las autonomías; y es a estas instancias a las que deber reconocerse por su denodado esfuerzo para combatir al virus, no a Sánchez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)

+

6 comentarios