www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA GARMA- CANTABRIA

Hallan huellas de niños del Paleolítico en excepcional estado de conservación

Hallados en La Garma rastros de 14 huellas de niños paleolíticos en un excepcional estado de conservación.
Ampliar
Hallados en La Garma rastros de 14 huellas de niños paleolíticos en un excepcional estado de conservación. (Foto: Gobierno de Cantabria)
lunes 17 de mayo de 2021, 16:53h

El vicepresidente del Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga, junto al director de cuevas de Cantabria y el MUPAC, Roberto Ontañón, y el director del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria, Pablo Arias, han dado hoy a conocer el “descubrimiento extraordinario” de rastros de 14 huellas de niños paleolíticos, en el yacimiento arqueológico de La Garma, en un estado excepcional de conservación.

Este hallazgo “sitúa a Cantabria en el epicentro de la investigación científica y arqueológica” y consolida a La Garma “como uno de los sitios más importantes del mundo para el conocimiento del comportamiento humano en el Paleolítico”, según ha señalado Zuloaga, que ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo, a través de la dirección general de Patrimonio, con los trabajos de investigación que se vienen realizando y con la difusión de sus resultados.

Ontañón y Arias, que además codirigen las investigaciones que se vienen realizando en este yacimiento desde hace 25 años, han coincidido en asegurar que La Garma “es una sucesión continúa de sorpresas” y una “fuente inagotable de descubrimientos” y se han mostrado convencidos de que el yacimiento aún deparará “muchas alegrías arqueológicas”.

“La Garma ahora mismo es el yacimiento más importante del mundo para el conocimiento de los cazadores del final del Paleolítico, no hay ningún sitio con la calidad y variedad de restos que tenemos en La Garma”, ha asegurado Arias.

Roberto Ontañón ha explicado que la explotación de este nuevo sector de La Garma “no ha hecho más que comenzar”, ya que la extrema fragilidad de los indicios encontrados hace que el equipo investigador se haya limitado a una primera documentación fotográfica, que se ha presentado hoy, y en breve se procederá a documentar estos nuevos testimonios arqueológicos con técnicas geomáticas, como el levantamiento topográfico mediante laser escáner, fotogrametría, fotografía en alta resolución y restitución en 3D del conjunto, para su análisis icnológico y se continuará explorando esta galería.

Con este hallazgo La Garma se consolida como uno de los sitios más importantes del mundo para el conocimiento del comportamiento humano en el Paleolítico, ya que, a su importante conjunto de arte rupestre y sus suelos y construcciones magdalenienses, por los que se declaró Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008, se le une ahora un testimonio vívido de la actividad de los miembros más jóvenes de aquella sociedad.

Un hallazgo que solo es comparable con el de la cueva Tuc d’Audoubert del Pirineo Francés.

Posible juego de niños

El descubrimiento se ha producido en una nueva galería que había pasado desapercibida hasta ahora por su localización en un lugar elevado, unos 25 metros por encima de la galería inferior, de muy difícil acceso, y que no era visible. Tiene entre 3 y 4 metros de altura y aproximadamente 6 metros de anchura.

Según han relatado Ontañón, el pasado mes de febrero la investigadora Marián Cueto, durante los trabajos que estaba realizando en la galería Weitzman-Kreger, observó un posible acceso varios metros por encima de la Zona VII de la Galería Inferior.

El pasado 9 abril, Ontañón con el apoyo técnico de los espeleólogos Alfredo Corral de Miguel y Ana Varela Fernández, del Club Espeleológico Ábrigu, comenzó a explorar la galería y, tras un complejo recorrido, llegaron a una galería localizada en un lugar muy profundo de la cueva y, en un sector de suelo arcilloso, en el que observaron que algunos segmentos de arcilla estaban removidos, movimientos que, en principio, atribuyeron a un animal, como un oso.

Al acercarse para mirar con más detalle, los exploradores comprobaron que en los bordes de los huecos había huellas de dedos humanos en disposición vertical que podrían ser resultado de la acción de arrancar o levantar los fragmentos poligonales de arcilla.

El director del MUPAC ha detallado que observándolo más en detalle detectó primero una huella de pie descalzo de reducidas dimensiones y posteriormente el resto, hasta un total de 14 huellas de pie de una longitud de 18 cm de punta a talón, lo que correspondería en la actualidad a niños de entre 6 y 7 años.

Además, han localizado huellas solo de talón, otras que podrían ser de un codo, lo que, unido a los movimientos de tierra, creen que podría deberse a un niño o grupo de niños jugando en una superficie de suelo blanda donde es fácil dejar huellas.

Hasta el momento, se conocen muy pocos restos de este tipo de comportamientos y los que hay, como en la cueva del Tuc d’Audoubert, en el Pirineo francés, son la misma época que los hallados en La Garma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios