www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Copa Libertadores. River y Enzo Pérez sonrojan al escándalo de Conmebol

Copa Libertadores. River y Enzo Pérez sonrojan al escándalo de Conmebol
Ampliar
jueves 20 de mayo de 2021, 18:34h
Los argentinos vencieron a Santa Fe sin suplentes ni portero.

Enzo Pérez es uno de los capitanes de River Plate. En su palmarés brilla esta tarjeta estadística: un Torneo Apertura argentino, una Primeira Liga de Portugal, dos Copas Libertadores y una Copa Sudamericana. Ha competido para leyendas como el club de Núñez, Estudiantes de La Plata, Benfica y el Valencia. Además, ha formado parte de la selección de Argentina que rozó la gloria en el Mundial de 2014. Y en la que se estrelló con Kylian Mbappè en Rusia 2018. Todo eso lo ha logrado jugando como centrocampista y defensor ocasional.

Ha participado en más de 400 partidos como profesional. Ninguno de ellos en el papel de portero. Hasta este jueves. En esta fecha se ha generado un entuerto tal que el cerebro nacido en Maipú se ha tenido que remangar, regatear una lesión y enfundarse los guantes y el traje. A sus 35 años y en una jornada clave de la fase de grupos del máximo torneo continental americano. Los bonaerenses debían vencer a Independiente de Santa Fe -segundo clasificado de la liga colombiana- para no jugarse el acceso a la siguiente fase en la última carta ante Fluminense.

¿Cómo llegó Pérez a colocarse bajo palos en un duelo tan trascendental? Varios factores alumbraron este brete. En primer lugar, River sufrió un brote de coronavirus que contagió a 20 de sus futbolistas. Franco Armani, Germán Lux, Enrique Bologna y Franco Petroli, los guardametas, cayeron en esa lista que segó a un buen puñado de titulares y dejó sin posibilidad de ejecutar sustituciones a Marcelo Gallardo. Toda vez que comenzara a rodar el cuero, el 'Muñeco' sabía que no podía cambiar nada ni repartir esfuerzos.

Sólo 10 jugadores del equipo sobrevivieron a la pandemia en una convocatoria que se ajustó cuatro días después de arrancar un empate frente a Boca Juniors, en La Bombonera -con cuatro suplentes menos-. El icónico central Javier Pinola se lesionó y Enzo arribaba esquivando las consecuencias de una distensión en el isquiotibial derecho. La directiva 'Millonaria' reaccionará solicitando comprensión y sentido común a la confederación organizadora de la Libertadores. En cambio, se encontró con un portazo rotundo de Conmebol.

Rodolfo D'Onofrio, presidente, pidió que se considerara la infección de Covid como una lesión. Y que se permitiera al club que sufriera un colapso similar inscribir a juvenil para completar la lista. El organismo gestor del balompié latinoamericano negó cualquier conversación al respecto. Dejando claro que River no quiso 50 jugadores en la lista de la Libertadores en su día y ahora había de conformarse con los 32 inscritos. Así que ni hablar de apuntar para este partido a los novatos Leonardo Díaz y Agustín Gómez.

"River cumplió con todos los protocolos. Por más PCR que se hagan, nos aparecieron casos en pocos días y nadie descarta que aparezcan más. Vamos a jugar mañana como corresponde, porque si no tendremos sanciones (...) Vamos a cumplir con el reglamento porque las sanciones serían severas. Jamás pensamos en no jugar", apuntó D'Onofrio en la previa, aclarando que si no les permitían inscribir a uno de los metas juveniles, cumplirían con la normativa como fuera. "Es una ridiculez, pero es así. No hay que exponerse a que te sancionen, que te dejen afuera de esta Copa y de las que vienen", sentenció.

Y lo hicieron. En el Monumental se presentó Enzo como arquero, completando la insólita situación. Gallardo, que de perder se asomaría a su posible año final de mandato en River sin aspirar a la gloria, ordenó replegar atrás para contemporizar energías y probar a morder de salida. Y la maniobra le salió redonda. Antes del minuto siete se pusieron 2-0 (gol de Angileri y obra maestra de Julián Álvarez), y sin que se hubiese llegado a la media hora no sentenciaron por poco. Fontana marró dos claras ocasiones y le fue anulado un tanto. Siempre al galope del talento y el contragolpe.

En su área, Pérez se estrenó despejando de forma horrible un mal despeje de Maidana -que, por otro lado, estuvo espectacular en la línea defensiva de Tomás Lecanda y David Martínez-. Centró Porras, cabeceó en escorzó Ramos y el central repelió el intento hacia arriba. El balón cayó, mando, lejos del arco y Enzo lo despejó a córner. También neutralizaría un envío desviado a pase de Jersson Niño y un chut desde muy larga distancia de Palacios. Por el camino, Álvarez y Angileri perdonarían el tercer gol en sendas contras y Velásquez bajó el telón con un derechazo flácido que detuvo, ahora sí, el guardameta argentino sobrevenido.

Había pedido Pérez sacrificarse y asumir la responsabilidad de defender la portería de su equipo ante un Independiente que ya les había empatado en el encuentro disputado en Bogotá. Y en el segundo tiempo le tocó multiplicarse, pues Osorio se tornó en el mejor futbolista. El interior colombiano compareció como parte de un doble cambio que metió en cancha a Giraldo. Mejoró Santa Fe y este último examinó a Enzo por bajo. De inmediato, Ramos angularía un testarazo a los guantes del meta local y el propio Osorio chutó centrado.

En el 70, Arias botó un córner venenoso y Pérez arrebató el remate al espigado zaguero Palacios. El defensor cometió falta en la valiente pugna del argentino. Mas, nada pudo hacer el arquero en el 73, cuando Osorio trazó una pared distinguida con Arias y chutó sin tino pero lo suficientemente bien para que superara al mediocentro devenido en portero. A falta de un cuarto de hora, el cansancio golpeaba a los favoritos y los cafeteros aceleraron, usando cuatro sustituciones. Pero la épica en el achique bonaerense bastaría para llegar a la orilla. El juvenil Peña Biafore cumplió en el eje y Enzo solventó la histórica papeleta con éxito. No sin sobresaltarse con la tormenta de centros que ni Valdés ni Palacios supieron traducir en tablas.

"No tiene mucho sentido hablar del partido por todo lo que hemos vivido durante este tiempo. Lamentablemente tuvimos que padecer por el tema del Covid, pero lo que rescato es el corazón, la hombría y la personalidad. No solamente de los chicos que jugaron, sino de lo que demostramos el fin de semana pasado en la cancha de Boca. Debutaron muchos chicos también y nos ayudaron a hacer un buen partido (...) me siento orgulloso de todo el grupo. Hoy demostramos nuevamente el grupo que somos y la clase de personas que somos cada uno de nosotros", proclamó el protagonista. "Todavía no soy consciente de todo lo que hemos pasado. Solamente me traté de enfocarme en ayudar al equipo. Seguramente ahora y mañana se va a hablar mucho de este partido", se despidió.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios