www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Koeman enfila la salida de Barcelona como en Valencia: atacando a España

Koeman enfila la salida de Barcelona como en Valencia: atacando a España
Ampliar
sábado 22 de mayo de 2021, 10:19h
El técnico neerlandés ha denunciado que se le ha ofendido en el último tramo del curso.

Ronald Koeman no lo ha tenido fácil. Abandonó el cargo de seleccionador de Países Bajos para afrontar un desafío mayúsculo en el banquillo del Fútbol Club Barcelona. Aterrizó el otrora central icónico en un club torturado por una pobre gestión económica y financiera. Con Lionel Messi más fuera que dentro del Camp Nou. En ese contexto, se remangó para construir una remodelación que Josep Maria Bartomeu limitaría a la marcha de Luis Suárez y de Arturo Vidal.

Le tocó trabajar con una plantilla muy similar a la que fue eliminada por el Bayern de Múnich con el histórico 2-8. Y sin el lesionado Ansu Fati. Asimismo, lo corto de la nómica de efectivos y el número importante de infortunios le forzó a usar a canteranos de manera sistemática. De todos ellos, Araújo, Mingueza e Ilaix Moriba se han asentado en el vestuario. Sólo Riqui Puig no ha gozado de los minutos reclamados por parte de la afición. Y a Pedri le colocó los galones que exige su talento, dándole la alternativa por delante de fichajes como Antoine Griezmann y Martin Braithwaite.

Recuperó el rendimiento de Jordi Alba, asentó a Frenkie De Jong y apostó todo al resurgir de Ousmane Dembèlè. Todo esto resulta tan cierto como que cometió errores en la lectura de algunos de los partidos trascendentales; que ha exprimido demasiado a los titulares y lo ha pagado en la recta final de la temporada; y que no ha conectado mentalmente con las vacas sagradas para que mantuvieran la concentración. Sin embargo, dadas las duras circunstancias, no parece atinado suspender su mandato.

El problema es que Joan Laporta acaba de llegar al palco y se encuentra buscando un proyecto que ilusione al socio y a Messi. El dirigente ha proclamado el "final de ciclo", deslizando que nombres gruesos deberán salir para que entre sangre nueva -y engorden las maltrechas arcas-. Y todo apunta a que en ese paquete de ventas o despidos yace el entrenador. Aunque se le tendrían que pagar hasta siete millones de euros si se opta por extinguir un contrato al que le queda un año más.

Así las cosas, el técnico, que se caracteriza por su ruda sinceridad, se ha despachado este viernes en sala de prensa. En la comparecencia previa al que puede ser su último partido en Can Barça ha denunciado lo que considera una campaña de ofensas hacia su persona. Con los medios de comunicación y Laporta como dianas. "En el último mes hay que respetar más a tu entrenador y a nuestros jugadores. Entiendo que los jugadores están tocados porque han salido cosas en la prensa (sobre posibles altas y bajas) y no merecen este trato. Merecen mucho más respeto. Hay muchas cosas aquí que habría que hacer diferente", avanzó.

"En la última parte de la temporada no se me ha tratado con respeto. Porque tengo un contrato y había que hablar del futuro. Entiendo que hay dudas por los últimos resultados y entiendo dónde estamos. En un club como el Barça, aunque hagamos cambios hay que ganar cosas. Pero siempre he dicho que he dado la cara en la rueda de prensa. He sido el único portavoz del club y creo que eso hay que reconocerlo. Si no ganamos y creen que se necesita otro entrenador u otros jugadores, perfecto, pero eso hay que comunicarlo", señaló.

Tras no aclarar si perdonará la cuantiosa indemnización que pesaría sobre el club si le despiden -como hizo Louis Van Gaal- y reiterar su amor por el club, Koeman aclaró que "lo más importante para el club es que después de acabar el partido de mañana hay que hablar. Es importante para el club y para mí". "En este club salen demasiadas cosas que no tienen que salir. Si pensamos en cambiar jugadores, hay que hablar con los representantes. Con respeto", apuntó, para después exponer que no sabe si seguirá "porque no he hablado con el presidente".

"Hablamos en la comida de hace dos o tres semanas y seguramente hablaremos después del partido. Yo quiero seguir y cumplir mi contrato, hay cosas para cambiar y cosas que ya hemos cambiado", alegó. Y relató que "desde el primer día hemos dicho el camino que queríamos seguir. Y eso no se puede hacer un año, se necesita más tiempo". "Para hacer más cambios en la plantilla, buscar a los jugadores que nos den más efectividad y hacer una plantilla más fuerte (...) Nuestra plantilla no está hecha y he hablado con (Mateu) Alemany y (Ramon) Planes sobre dónde necesitamos mejorar. Nos gustaría hacer los cambios adecuados para luchar por títulos grandes", sentenció.

Defendió que a pesar de haber perdido once partidos lo ha hecho bien, dadas las circunstancias. Entiende que cuando se ganó la Copa se dispararon las expectativas por encima de la potencialidad real y corroboró que si Messi partirían de cero sin 30 goles. Y se despidió con esta reflexión: "Estoy contentísimo de ser entrenador de este club grande y mi ilusión desde siempre fue entrenar un día al Barça. Sé que tienes presión cuando entrenas al Barça y lo acepto, pero a veces pienso que en este país os metéis mucho más con el entrenador que en otros países. Creo que se falta al respeto a los entrenadores. Lo acepto pero tengo mis dudas y soy extranjero, así que no lo puedo cambiar".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(3)

+

0 comentarios