www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Sánchez: Marruecos, impuestos, indultos y ‘Rociíto’ si hace falta

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 25 de mayo de 2021, 19:26h

La agencia de contratación de amigos, familiares y muy allegados en la que se ha convertido el Gobierno de Pedro Sánchez, como todo el mundo sabe por los más de 5,8 millones de euros que el erario paga al mes por ellos, no le está dando los resultados esperados. Tanto asesor bien remunerado no solo acumula una larga lista de desaguisados y fallos con actuaciones partidistas, ideológicas y tendenciosas, lo peor es que la imagen del Gobierno de España empeora cada día que pasa dentro y fuera de nuestras fronteras.

Las monclovitas cabezas pensantes no dan con la tecla y todas las encuestas de opinión y de intención de voto, a excepción lógicamente del CIS de José Félix Tezanos (que, pese al sesgo, también tiene que rendirse a la evidencia), apuntan a que sus maniobras y estrategias fallan con el consiguiente deterioro de la imagen del PSOE, que se ha visto, además, acentuado por un incremento de las expectativas del PP gracias en gran medida al, este sí (ni Illa ni Iglesias), ‘efecto Ayuso’.

Pero es que dan motivos. El que vota, el que decide, siente hastío y fatiga al ver cómo se disfrazan las subidas de impuestos con el argumentario habitual y cansino de la búsqueda de un sistema tributario justo, equitativo, sostenible, de una fiscalidad verde y, por supuesto, con perspectiva de género. Todo muy ecológico y progresista, pero en realidad solo significa que nos van a dar otro sablazo al bolsillo, donde más duele.

La eliminación de la reducción por la tributación conjunta del IRPF no es la única puñalada que Sánchez escondía en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que ha enviado a la UE. Aunque curiosamente se tratara de una “errata” enviada de forma inexplicable, pero perfectamente bien encastada, en el citado plan a Bruselas, se acumulan las medidas confiscatorias del Gobierno

El que vota, repito, sí sabe de verdad qué es eso de la resiliencia, sí que viene demostrando una notable “capacidad de adaptación frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos” con todos los engaños de un Gobierno que oculta las malas noticias para que no bajen los índices de intención de voto. Pero impuestos a la matriculación, a los carburantes, en el IRPF, así como en el recálculo de las pensiones o los peajes en las autovías o el incremento en la facturade la luz o en el IVA de algunos productos no mejoran ninguna percepción sobre la gestión del equipo de Sánchez.

Tampoco ayuda a la mejor imagen de un Gobierno que se alinea con la democracia y los derechos humanos sus vínculos parlamentarios con las formaciones que defienden a organizaciones terroristas o la fragmentación unilateral del país que han prometido defender. No renueva su imagen un Ejecutivo que acerca presos etarras a las cárceles que están cerca de su casa como pago al apoyo en el Congreso de los Diputados o que ultima ya los indultos a los presos independentistas de Cataluña con una medida de gracia que no cuenta con ningún informe preceptivo favorable.

Nunca se ha sacado tanto provecho de los 5 diputados de Bildu y de los 13 de ERC.

Y a pesar de todo, lo que más daña la imagen de España no es que internacionalmente se compruebe que el Gobierno de Pedro Sánchez trata de estúpidos a los españoles, sino que pretenda engañar al resto del Mundo. Lo ha hecho con lo que ha pasado en Marruecos y la invasión en Ceuta. No pises el callo de tu vecino y él no te lo pisará a ti. Y si lo haces, no seas tan malo que te pillen a las primeras de cambio.

Se entiende que Marruecos no ha actuado bien, ya hemos explicado aquí lo miserable que es aprovecharse de la pobreza de tu propio país, pero el Gobierno español tampoco ha jugado limpio. Guerras geoestratégicas e, incluso, de espías aparte, doy por descontado que la culpa será mía, que no soy un buen patriota.

Por eso a Pedro Sánchez ya le vale todo. Se agarrará a lo que pueda darle una bocanada de aire en unos momentos tan complicados en lo político, social, económico y, sobre todo, demoscópico. Tan es así que no duda poner a su servicio la vía del “corazón” y utilizar elementos mediáticos de masas. Ya recurrió, de hecho, a un periodista conocido y líder de la prensa “rosa” para intentar “salvar” la campaña en Madrid.

Ahora trasciende que se mete a dar opinión (en privado, pero trasciende) en cuestiones no juzgadas sobre la hija de “la más grande”. ¿Alguien duda de que se posicionaría a favor de Rocío Carrasco? ¿Alguien duda de que no tendría el menor remilgo en abogar por lo políticamente correcto en horario de máxima audiencia? De lo que hay poca duda es de que el presidente del Gobierno necesita contar su verdad para seguir vivo.

Por cierto, ¿pasaría Sánchez la prueba del polígrafo?

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+

1 comentarios