www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Adela Cortina: Ética cosmopolita

domingo 13 de junio de 2021, 18:22h
Adela Cortina: Ética cosmopolita

Paidós. Barcelona, 2021. 206 páginas. 18,90 €. Libro electrónico: 10,99 €.

Por José Antonio González Soriano

“A la realidad palmaria del cambio climático se unía un nuevo desafío que trasciende también las fronteras físicas y políticas, y que alcanza a todo el planeta”. Adela Cortina (Valencia, 1947), ha entregado un libro a la editorial Paidós que parece redactado con la premura que requiere un pronunciamiento sobre los males que aquejan a nuestra sociedad a raíz de la pandemia. Tirando de su magnífica erudición filosófica, y, aún más, poniendo en juego toda su sensibilidad moral, la autora nos ofrece un jugoso ejercicio de “periodismo filosófico” o de divulgación filosófica aplicada, para hacernos una radiografía ética del presente. La experiencia de la vulnerabilidad, la democracia y sus modelos, la privacidad, la nueva ciudad, la “gerontofobia”, las humanidades y la tecnociencia, la posverdad y los medios de comunicación, entre otras, son cuestiones que dan pie al discurso de esta Ética cosmopolita, para sopesar la relación entre una sociedad justa y su ethos democrático. Quizá son demasiados temas y quizá la indagación a la que los somete la catedrática emérita sea algo precipitada: junto a disquisiciones basadas en un sentido común centrado en los principios de justicia y solidaridad, una cierta sensación de falta de rigor conceptual salpica el texto en algunos pasajes; sensación que no logra amortiguar (más bien al contrario), la diversa bibliografía a la que remite cada párrafo.

Es cierto que los que seguimos la obra de la profesora valenciana ya estamos acostumbrados al desconcierto teórico que provoca un planteamiento como el suyo, que combina con toda audacia la herencia de la ética material (Aristóteles) con el rigor de la ética formal (Kant), junto a las aportaciones en teoría de la comunicación de la segunda generación de la Escuela de Frankfurt (Apel y Habermas) y un suplemento genuinamente “cortiniano” (de raíz cristiana), a la que la autora alude con diversos términos: “compasión”, “corazón” o “cordura” (que es la palabra más empleada en el libro). Esta proteica mezcla puede dar resultados sorprendentes cuando se aplica a un complejo de problemas bien delimitado, que se beneficia de esta riqueza de análisis para hallar perspectivas poco exploradas. Así ocurrió con Aporofobia, el rechazo al pobre, título que ya tuvimos ocasión de reseñar en Los Lunes. Pero, en este caso, la diversidad de cuestiones abarcada y su carácter poliédrico no permiten que la fórmula “funcione” tan bien.

En su segunda parte, el libro nos encamina hacia una prometedora investigación sobre el concepto de cosmopolitismo moral. “El Estado del bienestar ha sido la mejor fórmula política para proteger [a los vulnerables] y por eso en este libro proponemos recrearlo como Estado de justicia en el nivel global de una democracia cosmopolita.” El proyecto está hoy en el núcleo mismo de toda perspectiva ética y política que tenga vocación transformadora, en un mundo como el presente cuyo modelo socioeconómico se halla en fase terminal. Pero tendremos que esperar a que nuevas publicaciones vayan desvelando su contenido, porque en este trabajo solo encontramos una introducción general, al hilo de las célebres observaciones de Kant sobre el particular, recogidas en La paz perpetua y la Metafísica de las costumbres. En cualquier caso, el volumen oficia como perfecta guía de estudio para todo el público interesado en el tema, pues incluye una copiosa y actualizada bibliografía.

Escrito con extraordinaria claridad de estilo, algunas conclusiones de sus páginas merecerían servir de citas inolvidables a la hora de hacer cualquier juicio sobre el tiempo que nos ha tocado vivir: “Lo bien cierto es que la vulnerabilidad nos constituye, junto a la autonomía que, ahora lo comprobamos una vez más, se conquista en solidaridad.”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios