www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La “cumbre” de Biden y Sánchez: un paseíllo de 29 segundos

EL IMPARCIAL
martes 15 de junio de 2021, 11:37h

Cinco meses después de haber sido elegido presidente de Estados Unidos, Joe Biden y Pedro Sánchez ni siquiera habían hablado por teléfono, pese a las insistentes llamadas desde Moncloa a la Casa Blanca. Pero la pasada semana, Iván Redondo filtró que había logrado que ambos mandatarios tuvieran una reunión bilateral durante la cumbre de la OTAN que se celebra en Bruselas.

El Gobierno, sin embargo, ha vuelto a hacer el ridículo. Otro fiasco de la política diplomática del Ejecutivo. Porque la cacareada” cumbre bilateral” anunciada por Moncloa se limitó a un paseíllo de 29 segundos entre los dos mandatarios. Tras la foto de familia en Bruselas, Pedro Sánchez se arrimó a Joe Biden con una amplia sonrisa, mientras el presidente norteamericano apenas le miraba. Caminaron unos 20 metros y ahí se acabó la reunión. El jefe de la Casa Blanca no parecía tener excesivo interés en mantener conversación alguna, pues apenas abrió la boca.

Pero Pedro Sánchez se empeñó en hacer creer a la opinión pública que la reunión había resultado fructífera. Y en las declaraciones a los medios de comunicación alardeó de haber hablado de “reforzar los lazos militares entre EEUU y España por el acuerdo bilateral de defensa que data de 1988 y que hemos de actualizar. También hemos conversado sobre la situación en Latinoamérica. Saben que acabo de regresar de una gira por Argentina y Centroamérica, y le he trasladado mi preocupación por la situación migratoria y económica durante la pandemia". Y aún tuvo tiempo de proclamar que le había felicitado “por la agenda progresista y su vuelta a los grandes consensos multilaterales por el cambio climático y el acuerdo de París”.

Es verdad que Pedro Sánchez no paró de hablar durante el paseíllo. Pero en 29 segundos es difícil que se produjera una conversación sobre estos asuntos. El presidente del Gobierno, no obstante, se esforzó en escenificar una cumbre bilateral. Pero todo se limitó a un monólogo que no pareció interesar al mandatario norteamericano. Porque “el progresismo” de Biden nada tiene que ver con el populismo radical de Sánchez. El presidente del Gobierno, sin embargo, no tuvo reparos en alardear de la “excelente relación entre ambos países”. El paseíllo de este lunes es la mejor prueba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+

5 comentarios