www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Frivolidad y precipitación en la reforma de las pensiones

EL IMPARCIAL
martes 29 de junio de 2021, 14:48h

Acuerdo del Gobierno con los agentes sociales para derogar la reforma de pensiones del PP. Se trata de una medida que exige el más amplio acuerdo social y parlamentario. Sin embargo, el Ejecutivo ha vuelto a preferir poner un parche para tratar de cumplir las exigencias de Bruselas en su precipitada huida hacia adelante para lograr el desembolso de los fondos europeos.

Los detalles que se conocen del borrador de este primer acuerdo sobre pensiones que, previsiblemente, se firmará esta semana, una vez se haya obtenido el respaldo oficial del comité ejecutivo de la CEOE, ponen de manifiesto que al Ejecutivo le ha podido más la voluntad de arrancar un titular que la sostenibilidad del sistema.

Se blinda la revalorización de las pensiones, que quedan de nuevo ligadas al IPC, lo que supondrá un coste adicional de unos 2,5 puntos de PIB de aquí a 2050. Además, se suprime el factor de sostenibilidad, que preveía el ajuste a la baja de la pensión inicial según la esperanza de vida y que estaba en suspenso hasta 2023.

A cambio, los firmantes se comprometen a negociar su sustitución por un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que operará a partir de 2027, teniendo que incorporarse a la tramitación del proyecto de ley antes del 15 de noviembre de 2021.

Será la segunda parte de la negociación, la más dura, que llegará en otoño. En este segundo tramo de las conversaciones del Gobierno con los agentes sociales llegarán las exigencias y obligaciones comprometidas con Bruselas.

El acuerdo de esta semana sí prevé incentivos para retrasar la jubilación y tratar de ajustarla a la edad legal. Sin embargo, todavía no se sabe qué significa ese mecanismo de equidad intergeneracional y cómo operará sobre las pensiones del futuro.

Porque si hay algo en lo que no entra el acuerdo alcanzado hasta ahora es en la sostenibilidad a largo plazo de las pensiones, el verdadero problema que planea sobre el sistema público español. Los presupuestos generales del Estado asumirán 20.000 millones de euros para subsanar los gastos no atribuibles de la Seguridad Social y, además, inyectará un 2% del PIB de la caja única para acabar con su déficit.

De este modo, el desequilibrio de la Seguridad Social se traslada a las maltrechas cuentas públicas que van a salir de la crisis del Covid con un galopante déficit estructural. Bruselas ya ha dado más de un aviso: por el momento, hace la vista gorda, pero en 2023 regresarán las normas de déficit y deuda. Entonces se verá hasta qué punto es dañino el agujero que el Gobierno de Pedro Sánchez está dejando en las cuentas públicas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios