www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BÁDMINTON

Tokio 2020. La admirable mentalidad de Carolina Marín tras perderse los Juegos

Tokio 2020. La admirable mentalidad de Carolina Marín tras perderse los Juegos
Ampliar
EL IMPARCIAL/Efe
jueves 01 de julio de 2021, 18:14h
La española, favorita para las medallas niponas, sufrió una grave lesión pero ya se enfoca en sus siguientes metas.

La española Carolina Marín, tricampeona del mundo de badminton, admitió tras la operación de rodilla que le impedirá revalidar su título olímpico en Tokio ha llorado "mucho", aunque advirtió que aún le quedan "muchas guerras" y que su cuerpo estará preparado para afrontarlas.

"Sé que parece que soy la más fuerte del mundo, pero no es así. Tengo muchos momentos de debilidad y he llorado mucho, pero os puedo decir que detrás de esas lágrimas y de ese dolor hay todas las ganas del mundo de seguir, no rendirme y volver. Lo antes posible", dijo la jugadora onubense en sus redes sociales.

En un mensaje que acompaña con una foto de su rodilla, en la que se ve la cicatriz de la intervención quirúrgica a la que fue sometida hace tres semanas, asumió que "esas heridas de guerra se quedarán para toda la vida" marcadas en su cuerpo. "Las veré día a día y me acordaré de las horas y horas de esfuerzo, de trabajo diario, las miles de renuncias... Y de las grandes recompensas que obtendré. Porque volveré a hacerlo", pronosticó.

Recordó que ha sufrido mucho los dos últimos años porque, además de sendas lesiones en ambas rodillas, ha sufrido la pérdida de su padre y las consecuencias de la pandemia. "Pero aquí seguimos, sin bajar la guardia. Porque nos esperan muchas guerras y mi cuerpo va a estar preparado para ello. Aunque no va a ser fácil", añadió Marín.

"Os preguntaréis cuándo volveré. La respuesta es que ni yo misma lo sé, ni siquiera los propios médicos. Cuando llegue el momento ahí estaré, en mi pista de baile particular, con mi raqueta y mi volante en la mano, dando mi mejor versión y volviendo a disfrutar" finalizó la jugadora andaluza.

Días después compareció en un evento organizado por el Banco Santander. Ahí amplió su renacer mental así: "Cuando llamé a Fernando (Rivas, su preparador), en ese momento yo sólo podía decir: '¡Que me he roto'. Me agobié mucho, sabía que todo estaba en peligro". Expuso que con celeridad se activó su equipo de confianza, conformado por sus dos entrenadores, su psicóloga y hasta su madre, Toñi. Porque a toda velocidad se fijó el siguiente reto: el Mundial de Huelva que se celebrará en diciembre.

En ese evento, dice, "sólo firmo el oro". A pesar de la ingente cantidad de trabajo de rehabilitación que tiene por delante. "Es normal pensar en cuándo podré volver, si seré la misma de antes... Trabajo mucho con mi psicóloga sacar fuera esas emociones", confesó. Para, a continuación, indcidir en lo valioso del establecimiento de retos. Porque, amén del mencionado Mundial, ya visualiza los Juegos Olímpicos de París 2024. "Si antes era muy posible que iba a intentar llegar, ahora es seguro que lo daré todo". Ya está exprimiéndose con sesiones de mañana y tarde. Porque no contempla otro escenario que reconquistar el oro que la mala suerte le ha arrebatado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios