www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Biografía

Anne Plantagenet: La única. María Casares

Anne Plantagenet: La única. María Casares

domingo 04 de julio de 2021, 18:35h

Traducción de Juan Vivanco. Alba. Barcelona, 2021. 192 páginas. 18 €.

Por Carmen R. Santos

No está ayuno nuestro país de grandes actrices, que han llevado el arte de la interpretación a lo más alto. Desde nombres míticos como el de Margarita Xirgu o María Guerrero, pasando por Amparo Rivelles, Julia Gutiérrez Caba, Concha Velasco, Lola Herrera, Marisa Paredes, o Nuria Espert, hasta hoy con Belén Rueda, Carmen Machi, Irene Escolar, o Candela Peña, entre muchas otras. En este rico panorama descuella con luz propia María Casares –aunque los franceses la consideren suya-, a la que la escritora gala Anne Plantagenet dedica esta sugerente biografía novelada, que la editorial Alba ha tenido el acierto de poner al alcance de los lectores españoles.

María Casares nació en 1922 en La Coruña y falleció en 1996 en la localidad francesa de Alloue. Hija del político Santiago Casares Quiroga, ministro y jefe de Gabinete bajo la presidencia de Azaña durante la Segunda República, María Casares desarrolló toda su existencia y su carrera en Francia –donde en 1980 obtiene la nacionalidad-, tras partir al exilio con sus padres en 1936 a consecuencia de la Guerra Civil. Después de estudiar en el instituto Victor Duruy, en 1941 cursó interpretación en el Conservatorio de París, impulsada por el actor Pierre Alcover y su esposa Colonna Romano, miembro de la Cómedie française, que habían ayudado a su familia a establecerse en la ciudad del Sena. Pronto, la joven María llamó la atención de sus profesores por sus dotes para la escena y debutó profesionalmente en La Celestina. En 1949 consigue entrar en la Cómedie française y poco después en el Teatro Nacional Popular. A los veintiún años conoció a Albert Camus -él tenía treinta-, el gran amor de su vida, pese a que el autor de La peste era un hombre casado. y nunca rompió su matrimonio. En sus memorias, publicadas bajo el título de Residente privilegiada -hay edición española en Argos Vergara-, María Casares confiesa que Camus que había sido para ella “un padre, un hermano, un amigo, un amante y a veces un hijo”.

La biografía que nos ofrece Anne Plantagenet recorre con detalle la trayectoria personal y profesional de la actriz, y muy especialmente explora y analiza su compleja personalidad –“Tiene que dominar los nervios”, le recomendaban sus profesores del Conservatorio parisino., y su apasionada y tormentosa relación sentimental, con rupturas y reencuentros y un copioso epistolario, con Albert Camus: “Él es su dirección, su tierra firme, inmutable, María tiene una confianza inquebrantable en su mutuo amor. Un amor que la obliga a superarse, a mostrar una generosidad, un sentido del sacrificio y una tolerancia de los que hasta entonces se creía incapaz. En esta historia quiere el mejor papel, el de la enamorada de gran corazón que no conoce los celos, la envidia, el instinto de propiedad, la avidez, los sentimientos mezquinos. Una heroína de teatro”.

María Casares fue sobre todo, bien lo señala Anne Plantagenet, una “actriz trágica. Intimidante. Fascinante. Dura. A menudo vestida de negro. Apasionada y a veces injusta. Fedra, María Tudor. En Orpheé, con veintiocho años, era la Princesa, encarnación de la Muerte”. Su vida fue otro escenario, en donde dio rienda suelta a ese “genio de la vida”, que, según Camus, poseía a raudales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios