www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

El compromiso de Sánchez, ¿con Podemos o con Iglesias?

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 06 de julio de 2021, 20:17h

Siempre se ha pensado que el PSOE tenía un compromiso con Podemos para gobernar, pero una vez ha salido del Ejecutivo el que fuera uno de sus vicepresidentes, Pablo Iglesias, la formación morada, la que se supone que sigue hombro con hombro ayudando a que España prospere, se siente ninguneada, apartada, menospreciada por el presidente Pedro Sánchez, que, es muy probable, pueda prescindir dentro de poco de algún ministro de cuota morada.

Alguien de esos que siempre se refugian en el tan periodístico “según fuentes gubernamentales” decía que desde que no pisa el Consejo de Ministros el otrora líder de Podemos se respira “más tranquilidad”. Queda la duda de si era una velada referencia al carácter polémico y autoritario de Pablo Iglesias, “mosca cojonera” de un Pedro Sánchez atado de manos y supeditado a los caprichos de sus “socios” de Gobierno, o un evidente desprecio al núcleo femenino que ha quedado en su lugar.

Difícil calcular si la vicepresidenta, aunque sea tercera, Yolanda Díaz, y las ministras Irene Montero e Ione Belarra pesan menos políticamente que Pablo Iglesias, pero sí ha quedado claro, esto no es opinión, que electoralmente este último se ha aproximado mucho al cero. Lo que también se está viendo es que las disputas en el seno del Ejecutivo, con alguna de ellas por apuntarse tantos a cuenta de estas cosas de la igualdad y la inclusión con la ‘Ley Trans’, está siendo catastrófico a nivel interno y en general también para España.

En general, porque hay un consenso "generalizado" en entender que hablar en términos de “todos, todas y todes” es una sandez, así como poco progresista y más bien sectario y dogmático, como intolerante sancionar, por ejemplo, a un experto de biología por defender que al margen de las conductas sociales solo hay dos sexos. Y en particular, porque en el seno del Gobierno, estas luchas internas por adjudicarse el rédito político de una ley que apoya a los colectivos LGTBIQ+ les deja en ridículo y, peor, puede costar el puesto a la ministra y vicepresidenta, mano derecha del presidente, Carmen Calvo. Se verá...

Como fuere, bien por las continuas desavenencias desde el comienzo de la legislatura o por la constante discordia que ha generado este Gobierno siempre, ahora parece que Pedro Sánchez, aunque ya haya dicho que está muy contento con su equipo, tiene en la agenda remodelar los ministerios. Le costará, sin duda, porque tiene a mucho amigo enchufado en forma de directivo y asesor, pero el Ejecutivo con más carteras y más caro no está dando los réditos esperados, amén de que desde Europa también le aprietan con eso del gasto excesivo.

Sánchez necesita remodelar el Gobierno porque le han dicho que lo tiene que acortar, que demasiado ruido para tan pocas nueces, y Podemos será el 'paganini' de los ajustes. Por otra parte, con razón, ya que salvo Yolanda Díaz ningún otro de la partida de Unidas Podemos está dando la talla. Una cosa es predicar y otra dar trigo, que diría el refranero. La realidad es que la experiencia de un partido llamado de "los nuevos" no ha dado la talla y su falta de experiencia en la gestión, el exceso de celo en la cosa ideológica y la laxitud en el día a día de las cuentas ha llevado sus proyectos al fracaso.

Veremos, el día que suceda, qué queda de esa representación morada en el Gobierno de coalición con los socialistas. Que no se fían unos de otros es una evidencia. Que no se respetan, también. Claro, ¿confiaría usted en alguien como Pedro Sánchez, que un día dice una cosa y al siguiente defiende la contraria? O mirando a la otra parte, ¿es ético cambiar el código ético del partido para que una condenada (caso de Isa Serra) siga en su puesto?

No será muy difícil tampoco para el presidente prescindir de un Alberto Garzón, que se ha caracterizado por no hacer nada productivo, y devolver la cartera a Sanidad o que Universidades, con el inexistente Manuel Castells, se vuelva a enmarcar en Educación. La cuota de Podemos en el Gobierno ha sido meramente testimonial en su mayor parte. Colocados por Pedro Sánchez al gusto de Pablo Iglesias para contentar al que le permite, entre otros muchos, gobernar mirando siempre de reojo a los socios.

Por si alguien tenía alguna duda, el compromiso de Pedro Sánchez en el Gobierno de coalición no es con Podemos y ni siquiera fue con Pablo Iglesias. Ha quedado claro que solo ha sido consigo mismo. Desde el principio. Con nadie más. Siempre ha sido así. ¿Alguien cree que no?

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
1 comentarios