www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AUTOMOVILISMO

Fórmula Uno. Verstappen y Red Bull estallan pero Hamilton no pide perdón

Fórmula Uno. Verstappen y Red Bull estallan pero Hamilton no pide perdón
Ampliar
(Foto: Twitter: @DAZN_ES)
viernes 23 de julio de 2021, 08:37h
Tras el duro accidente sufrido por el neerlandés.

El pasado fin de semana se vivió un vuelco en el Mundial de Fórmula Uno. Max Verstappen, el líder de la clasificación de pilotos, había firmado el sábado su cuarta 'pole' consecutiva y se dispuso a ampliar su ventaja como puntero durante la carrera en el circuito de Silverstone. Sin embargo, una maniobra de Lewis Hamilton le sacó de la trazada y provocó que el Red Bull descarrilara hasta estrellarse contra las protecciones del muro. En la primera vuelta. Y con el joven aspirante en el hospital, el británico de Mercedes llegó a la bandera a cuadros triunfal. Recortando su desventaja hasta poner a tiro el liderato.

De inmediato, el incidente desembocó en protestas de la escudería austríaca. Al siete veces ganador del Mundial se le aplicó una sanción de 10 segundos por parte de la FIA. Una penalización que no le arrebató la victoria en su tierra. Y un monto de tiempo que pareció del todo insignificante para sus rivales. El gestor del equipo Red Bull, Christian Horner, fue claro. "Ha chocado a una fuerza de 51G", proclamó, haciendo referencia a la gravedad de un impacto que dejó el monoplaza hecho escombros.

"Max está en el hospital de Donnington, le están haciendo las pruebas por precaución. Ha estado consciente en todo momento. Se golpeó en el pecho y es el accidente más grave de su carrera, con una fuerza de 51G. Yo estoy agradecido porque no haya sido más que eso, que pudiera bajarse del coche y caminar", declaró a continuación. En su primera pronunciación pública.

Y manifestó esto: "Mandar a un piloto al hospital con una penalización que te permite ganar la carrera no parece una penalización. Es un movimiento desesperado, había perdido la salida y va al interior de Copse, se pega rueda a rueda en una curva a fondo. Es decepcionante que un siete veces campeón del mundo haga ese movimiento y mande a un piloto al hospital (...) Comprometió su seguridad. Cualquier piloto sabe que un movimiento en esa curva es peligrosísimo. La penalización que recibe es irrelevante".

El neerlandés acertó a mandar un mensaje desde el centro médico. Lo hizo a través de las redes sociales. "Me alegra estar bien. Estoy muy decepcionado por acabar así. La penalización no nos ayuda ni hace justicia al peligroso movimiento que Lewis hizo en la pista. Ver las celebraciones (de los aficionados y de Mercedes) cuando sigo en el hospital es un comportamiento irrespetuoso y antideportivo, pero pasamos página", escribió.

El padre del protagonista, Jos Verstappen, añadió más leña. "No se puede concebir lo que hizo Hamilton en ese lugar. Creo que una penalización de diez segundos es ridícula. Si hubiera sido por mí, debería de haber sido descalificado. Max le da espacio y simplemente va contra él. Era imposible adelantar por dentro", argumentó. Y habló sobre el piloto de Red Bull asegurando que "se encuentra bien, pero quieren echarle un vistazo a cómo se encuentra su cabeza".

Desde dirección de carrera, Michael Masi analizó lo ocurrido y la sanción decidida. Los comisarios relataron esto: "Los coches 33 (Max) y 44 (Lewis) entraron en la curva nueve con el 33 al frente y el 44 ligeramente detrás, y en el interior. El coche 44 estaba en una línea que no seguía el vértice de la curva y con espacio disponible por dentro. Cuando el coche 33 giró hacia la curva, el 44 no evitó el contacto y su rueda delantera izquierda tocó con la trasera derecha del coche 33. El coche 44 es juzgado predominantemente culpable".

Masi, jefe de dirección de carrera, aclaró que "los comisarios no dicen que Hamilton sea culpable total, pero sí mayoritario". "Se juzga el incidente por sí solo. No puedes juzgar lo que sucede después, las consecuencias. Los comisarios lo han hecho así durante años. Hay demasiadas variables en las consecuencias de una decisión". Y Bernie Ecclestone, desde su retiro, dijo que "no fue la decisión correcta, no fue suficiente (...) Le deberían haber dado una penalización de más de diez segundos. Deberían haber sido de 30 segundos". "Lewis no estaba delante en el momento en el que chocaron. No era su curva, estaba casi un coche por detrás y por eso le golpeó por detrás y no por delante. Diez segundos no fue lo correcto. El castigo no se corresponde con el crimen", zanjó.

En el entretanto, Hamilton no ha intervenido más allá de las declaraciones dadas el domingo. "El día anterior (en clasificación) le perseguía igual (a Verstappen) y tuve un buen rebufo antes de la curva nueve. Me arrepentí por no ir a por ese hueco (el que provocó el accidente). Y esta vez le vi irse hacia la izquierda. No es así como quiero ganar una carrera, pero estas cosas pasan y sólo espero que esté bien. Debemos aprender de esto, porque nunca es culpa de uno u otro al cien por cien", alegó. Y sentenció su planteamiento destacando que "Max es uno de los pilotos más agresivos aquí, es mi opinión personal, pero tenemos que encontrar el equilibrio en la pista entre la seguridad y la competición". "Que haya buenas carreras sin colisionar", espetó.

Toto Wolff, jefe de Mercedes, regateó así: "Es una situación que todos hemos visto en el pasado cuando grandes pilotos han competido juntos. Nadie está preparado para vivir esto, pero puede suceder. ¿Un Prost-Senna? ¿No os encantaría eso?". Y desde la escudería alemana se ha apoyado a su piloto en cuanto se desató una oleada de insultos racistas en las redes sociales hacia él.

Hamilton ha dado carpetazo al asunto con este escrito: "No he visto las imágenes, vi un pequeño clip cuando volví al garaje, pero lo repasaré y tendré tiempo para reflexionar sobre ello (...) No creo, desde mi punto de vista, que esté en posición de tener que disculparme por nada, estábamos compitiendo. Me he enterado que Max está en el hospital y eso sin duda me preocupa. Ninguno de nosotros quiere que alguien, jamás, se lesione. Esa nunca va a ser mi intención, así que espero que esté bien. Le llamaré después para asegurarme. Vivimos para luchar un día más, vendrán muchas carreras difíciles y tenemos que aprender a encontrar un equilibrio decente". Y especificó que "no estoy de acuerdo con los comisarios, pero asumo mi sanción y sigo con mi trabajo". "No voy a quejarme por ello. Todo el mundo va a tener una opinión diferente y a mí no me preocupa especialmente lo que piense la gente (...) En realidad no tengo nada que decirle a Christian (Horner) más allá de que para mí no es una victoria vacía. Es importante para todos nosotros que demos un paso atrás, ya que las emociones están a flor de piel, y sé lo que es perder puntos con el equipo, estar en esa posición. Así que generalmente no me preocupa", finalizó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios