www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez, dispuesto a ceder transferencias y regalar millones a la Generalidad

EL IMPARCIAL
martes 03 de agosto de 2021, 10:44h

Por mucho que el Gobierno intente disimularlo, el propio nombre de la reunión entre los dirigentes separatistas y el Gobierno lo dice todo: Comisión Bilateral Estado-Generalidad. No existe una relación parecida, ni siquiera con el País Vasco, que iguale al Estado con otra Comunidad. Pero Cataluña es diferente. Aragonés no asiste a la Reunión de Presidentes autonómicos, no vaya a ser que alguien piense que acepta la autoridad del Estado. Él busca aparentar que ya es independiente. Pero exige, y consigue, un trato exclusivo, de igual a igual. Y, de paso, a las primeras de cambio, se lleva 1.7000 millones de euros para la ampliación del aeropuerto de El Prat.

Isabel Rodríguez, la nueva ministra de Política Territorial, declaró sin que nadie se lo preguntara, que las reuniones con la Generalidad buscan "acabar con la conflictividad social y política en Cataluña". O lo que es igual: el intento de golpe de Estado, la violencia callejera de los CDR y otros grupos terroristas, las bravuconadas de Junqueras y Aragonés sobre el referéndum de autodeterminación solo se aplacan con un trato especial "entre Estados", un chorro de millones y transferencias por doquier. Pero, en realidad, a la ministra le traicionó el subconsciente cuando dijo que "no se trata de una reunión entre partidos, sino institucional". La nueva responsable de Política Territorial cree que así ocultará la realidad. Que a Pedro Sánchez lo que de verdad le importa es mantener el apoyo parlamentario de ERC para aprobar los presupuestos en otoño y para agotar la legislatura.

Ya en la primera reunión, de las cinco que se van a celebrar antes de la famosa mesa de diálogo, la Generalidad ha anunciado que va a exigir más de 50 transferencias. De los millones de euros que pedirá ni se sabe. Y luego, presionará para poder celebrar un "referéndum de autodeterminación pactado", porque, según Aragonés, "el camino hacia el autogobierno va muy lento".

Los separatistas no ocultan sus intenciones. Pero Pedro Sánchez, sí. Y ese es el gran riesgo de este batiburrillo de reuniones "bilaterales" y de la mesa de diálogo. Estremece imaginar hasta dónde es capaz de ceder el presidente del Gobierno con tal de atornillarse en La Moncloa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)

+

0 comentarios