www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Una armonización fiscal para que Cataluña aporte lo mismo que Madrid

EL IMPARCIAL
martes 10 de agosto de 2021, 11:27h
La ofensiva sobre el modelo fiscal de la Comunidad de Madrid se ha recrudecido en los últimos días. Pese a que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado que el impuesto sobre la capitalidad, planteado por Ximo Puig, presidente de la Generalitat valenciana, no estaba en la agenda, el Gobierno sigue teniendo en el horizonte legislativo la llamada ‘armonización fiscal’. No es más que un eufemismo para atacar los bolsillos de los madrileños y el exitoso desempeño de la Comunidad de Madrid de Isabel Díaz Ayuso en materia de impuestos.

Es bien sabido y fácilmente comprobable en la práctica que las políticas de impuestos bajos son beneficiosas para la creación de empleo y oportunidades y la prosperidad económica. Pero es que, además, mantener los impuestos a raya, en unos límites razonables, es también provechoso para la recaudación de las arcas públicas El conocido como ‘efecto Laffer’ muestra cómo las administraciones logran una mayor recaudación al bajar los impuestos que al subirlos, ya que la superior actividad económica generada propicia ingresos más altos para la Hacienda. Con los impuestos más bajos de la historia, la Comunidad de Madrid ha logrado también la mayor recaudación registrada en cuanto a las grandes tasas (IRPF, IVA, impuestos especiales), cerca de 90.000 millones de euros para el conjunto del Estado.

El asunto es todavía más sangrante si se atiende a las acusaciones de “insolidaridad” que pesan sobre la Comunidad de Madrid. Precisamente este lunes, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) publicaba un informe que mostraba que la comunidad que alberga a la capital de España aportaba 6.000 millones de euros a la financiación de 12 comunidades autónomas más desfavorecidas, casi el triple que Cataluña y cerca de 13 veces más que la siguiente en el podio, Baleares.

Cataluña, antaño locomotora económica del país, aporta, pues, una tercera parte que Madrid a otros territorios con menores recursos en España. Atenazada por el procés, la comunidad catalana soporta una política fiscal que vacía los bolsillos de los ciudadanos para sufragar quimeras secesionistas y se muestra insolidaria con el resto de comunidades autónomas.

Quizá sea necesaria una armonización fiscal, pero no como la que plantea el Gobierno sino, precisamente, para que comunidades favorecidas económicamente como Cataluña, aporten más a la caja común.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (14)    No(0)

+
0 comentarios