www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

¿En qué piensan los partidos políticos en verano?

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 10 de agosto de 2021, 20:17h

En estos días en los que el “merecido descanso” te lleva a otros puntos de la geografía, en los que se cambian con agrado los telediarios y boletines informativos por los debates improvisados en el chiringuito de playa o entre hamacas en una piscina y en los que una buena novela o película pendiente en alguna de las plataformas que gusten sustituyen sin remordimientos la lectura diaria de periódicos, constato dos cosas y ambas a mi pesar: lo lejos que están los representantes políticos de los ciudadanos y, del mismo modo, el muy poco caso, por no decir ninguno, que esta misma ciudadanía hace a los políticos, incluso a los del partido votado. Es decir, lo que llamamos muchas veces desafección política.

No es poca cosa esto de la desafección. Si buscan en un diccionario de sinónimos verán que se asocian términos como antipatía, animadversión, odio o rabia. Conceptos gruesos hacia un colectivo en el que se supone depositamos nuestra confianza porque ponemos de alguna forma nuestro futuro en sus manos.

Uno, en su curiosidad, pregunta a la gente de todo tipo de condición social, arraigo y tendencia política (en un chiringuito hay de todo) y vuelvo a comprobar otras dos cosas: la gente no entiende la mitad de lo que los políticos explican, proponen y después imponen (se sigue sin entender, por ejemplo, el recibo de la luz ni las estrategias de vacunación ni las restricciones contra el coronavirus…) y nadie sabe el nombre de los ministros del Gobierno de Pedro Sánchez ni conoce para qué sirven algunos ministerios.

Pero es que la gente tampoco sabe por qué si no se puede andar sin mascarilla cuando no hay distancia social la Policía no multa o detiene al que está en medio de todo el mundo fumando, por qué parece que solo hay botellones en Barcelona y Madrid cuando se hacen todos los días en toda España, por qué si una parte importante del recibo de la luz son impuestos el Gobierno no hace algo para cumplir con su promesa del escudo social y abarata la factura, por qué, al contrario, cada día se inventa algún impuesto nuevo y, por cerrar y no seguir así todo el día, a la gente le duele especialmente que medio país no se vaya de vacaciones por medidas impuestas por un Ejecutivo cuyo jefe sí desaparece tres semanas entre Lanzarote y Doñana.

Por esto, entre baño y baño para mitigar los calores de un verano, todo hay que decirlo, benigno en cuanto a temperaturas (parece que llega ahora una ola de calor y todos hablaremos sorprendidos de ello: ¡hace calor en verano!), en esos momentos de relax en ausencia de noticias relevantes, uno se pregunta: ¿En qué piensan los partidos políticos en verano? ¿Qué hacen para recuperar o ganarse esa confianza de la ciudadanía, de la gente, de los votantes?

Concretamente, me pregunto qué estrategia estará pergeñando el PSOE antes, durante y después de su congreso de octubre para recuperar el voto perdido que vaticinan las encuestas. A lo mejor no preparan nada porque están todos de vacaciones. Igualmente, qué hace el PP para afianzar los resultados de esos sondeos que le sitúan como el partido más votado. ¿Sabe ya Pablo Casado cómo afrontar el otoño, cómo gestionar esa inercia?

¿Y Ciudadanos? ¿Reaccionará de alguna forma para evitar que se sigan marchando pesos pesados de la formación? ¿Sabe ya Inés Arrimadas qué posicionamiento político acertará con el necesario equilibrio para no enfadar a sus afiliados de centro-derecha y de centro-izquierda cuando se apoye a un partido de derechas o de izquierdas?

Podemos me despista. ¿Trabaja este verano en nuevas y estrambóticas propuestas para seguir haciendo daño al Gobierno de coalición al que pertenece y a España o ha abierto una nueva lluvia de ideas para seguir empoderando a las gallinas, las cerdas o las vacas? ¿Saben si finalmente hay un nuevo certamen de ocurrencias para enseñarnos a todos a hablar con perspectiva de género?

Vox, sin embargo, me llama la atención porque las personas simpatizantes de la formación de Santiago Abascal suelen ser “gente sin complejos” que, además, no critican a la formación que votan. Esto, que no debería ser objeto de ningún comentario por normal, no sucede en otras formaciones. De hecho, es raro encontrar a algún votante de otros partidos que no tenga algún reproche hacia su opción en las urnas.

El caso es que, para terminar, muy poca gente sabe a dónde quiere llegar Pedro Sánchez, más allá de su ansia por mantenerse en el poder, pero todo el mundo tiene opinión, sin embargo, sobre la marcha de Messi del Fútbol Club Barcelona. Las prioridades están claras. Indudablemente, el astro argentino ha hecho mucho más por la salud de España que el presidente del Gobierno.

Y lo que muchas personas de bien tienen muy claro es que una parte importante de esos ministros a los que no se conoce actividad ni propuestas ni su cara no llevan solo unas semanas de vacaciones, llevan ya años.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios