www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez, escondido y en silencio en el palacio de La Mareta

EL IMPARCIAL
miércoles 18 de agosto de 2021, 09:59h

Desde que Pedro Sánchez se instaló en La Mareta, España ha sufrido las mayores subidas en el precio de la luz de la Historia. Los representantes de Podemos en el Consejo de Ministros han atacado con dureza al equipo socialista del Gobierno por no intervenir el precio de la energía y han propuesto crear una empresa pública para frenar la crisis. La ministra Teresa Ribera ha respondido con dureza acusándoles de “demagogia barata”. Pedro Sánchez se mantuvo en silencio y escondido en su palacio de Lanzarote.

También los representantes de Podemos han protagonizado una trifulca con el ministro del Interior por la expulsión de menores de Ceuta sin cumplir los requisitos legales. Pedro Sánchez se mantuvo en silencio y escondido en su palacio de Lanzarote.

Y, hace poco más de una semana, los talibanes han conquistado Afganistán por la torpeza de Biden al retirar las tropas norteamericanas. Los representantes diplomáticos españoles y los funcionarios talibanes que colaboraban con nuestro país han tenido que esperar aterrados poder salir del país por la reacción tardía y torpe del Gobierno. Por fin, un avión español ha podido despegar desde Kabul rumbo a Dubái, pero se desconoce cuándo y cuántos pasajeros del total podrán salir del país. Mientras, los alemanes, italianos, ingleses y la mayoría de naciones occidentales ya han cumplido la misión. Pedro Sánchez se mantuvo escondido y en silencio en su palacio de Lanzarote. Se limitó a escribir en su cuenta de Twitter un mensaje diciendo que el Gobierno estaba trabajando en ello.

Cabe preguntarse, qué tiene que ocurrir para que el presidente del Gobierno abandone sus lujosas y apáticas vacaciones, se reincorpore a La Moncloa y dirija las operaciones para evacuar a los ciudadanos españoles que no pueden salir de un país donde temen ser asesinados por los terroristas talibanes.

Los dirigentes mundiales como Merkel, Macron y hasta Biden, han comparecido ante los medios de comunicación para dar cuenta de las gestiones de sus Gobiernos y para opinar sobre las decisiones que hay que tomar para evitar la tragedia humanitaria que acecha a Afganistán. Pero Pedro Sánchez sigue escondido y en silencio.

Un presidente de Gobierno lo es durante los 365 días del año. Es natural que cuando las condiciones lo permitan se tome unos días de descanso. Pero tiene que reaccionar, está obligado a darla cara cuando su coalición de Gobierno parece resquebrajarse y el mundo ha sufrido una conmoción como la de Afganistán. Pero Sánchez sigue escondido y en silencio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
1 comentarios