www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPOSICIÓN

El Thyssen muestra la primera retrospectiva dedicada a Magritte en 32 años

EL IMPARCIAL
lunes 13 de septiembre de 2021, 14:13h
  • Tentativa de lo imposible

    Tentativa de lo imposible
    Toyota Municipal Museum of Art, Toyota,142

  • La alta sociedad, 1965 o 1966

    La alta sociedad, 1965 o 1966
    Colección Telefónica

  • Sheherezade, 1950

    Sheherezade, 1950
    Colección privada, cortesía de la Vedovi Gallery, Bruselas

  • El gran siglo, 1954

    El gran siglo, 1954
    Kunstmuseum Gelsenkirchen, lb 65/27

  • Delirios de grandeza, 1962

    Delirios de grandeza, 1962
    The Menil Collection, Houston

  • El pájaro de cielo, 1966

    El pájaro de cielo, 1966
    Colección privada, cortesía Di Donna Galleries, Nueva York

El Museo Thyssen ha presentado este lunes la primera retrospectiva en Madrid dedicada a René Magritte, uno de los máximos representantes del surrealismo.

"Su desbordante ingenio dio lugar a un sinfín de composiciones audaces y de imágenes provocativas, capaces de alterar nuestra percepción, cuestionar nuestra realidad preconcebida y suscitar la reflexión", explica el museo en un comunicado, en el que añade que han sido reunidas más de 90 pinturas procedentes de instituciones, galerías y colecciones particulares de todo el mundo.

La exposición se completa con una selección de fotografías y películas caseras realizadas por el propio artista, que forma parte de una muestra itinerante comisariada por Xavier Canonne, director del Musée de la Photographie de Charleroi, y que se mostrará ahora en una instalación especial, por cortesía de Ludion Publishers.

En 1950, René Magritte firmó junto a algunos amigos surrealistas belgas el catálogo de productos de una supuesta sociedad cooperativa, La Manufacture de Poésie, que incluía artefactos destinados a automatizar el pensamiento o la creación; entre ellos, una “máquina universal para hacer cuadros”, cuya descripción prometía “un manejo muy simple, al alcance de todos,” para “componer un número prácticamente ilimitado de cuadros pensantes.”

La máquina de pintar tenía precedentes en la literatura de vanguardia, como las de Alfred Jarry y Raymond Roussel, precursores del surrealismo, cuyos dispositivos ponían el énfasis en el proceso físico de la pintura, aunque con concepciones opuestas: en el primero, la máquina gira y lanza sus chorros de color en todas direcciones, mientras que el segundo se asemeja a una impresora que produce imágenes fotorrealistas. El aparato descrito por los surrealistas belgas es diferente: está dedicado a generar imágenes conscientes de sí mismas. La máquina Magritte es una máquina metapictórica, una máquina que produce cuadros pensantes, pinturas que reflexionan sobre la propia pintura.

"A pesar de su conocida oposición al automatismo como procedimiento central del surrealismo, parece conferir un valor intelectual a la despersonalización y la objetividad de esa autorreproducción de su obra", cuenta el museo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios