www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EPPUR SI MUOVE

Pablo Casado, la alegría del PSOE

martes 14 de septiembre de 2021, 20:41h

En agosto de 2020 -en pleno verano, por aquello de minimizar el impacto- Pablo Casado cesaba a la entonces portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo. Hasta ese momento, el PP tenía una voz clara y contundente en el Hemiciclo. A Cayetana se le entendía todo, y su discurso entroncaba bien con las esencias de lo que un día fue partido referente del centro derecha. En su lugar puso a una muchacha cuyo único mérito -aparte de ser muda- fue el de entregar al PSOE en bandeja el ayuntamiento de Logroño. Así, Cuca Gamarra obtenía como premio a la mediocridad la portavocía del Partido Popular en el Congreso, siendo hasta la fecha la única en su puesto con una curiosa faceta: no habla. Tampoco se hace notar en los medios ni en las redes, adoptando ese perfil ultra bajo tan del gusto del marianismo. Como gran parte del actual PP.

A nadie escapa que la gestión del gobierno es manifiestamente mejorable. A nadie, salvo al PP. Los populares son el principal partido de la oposición, aunque en este cometido se han olvidado de los socialistas para focalizarse en Vox. Y las últimas encuestas son reveladoras. Bajan los socialistas -lógico desgaste-, el PP avanza menos de lo que debería y Ciudadanos continúa desapareciendo entre ridículo y ridículo. Que el principal adversario del PSOE sea incapaz de capitalizar sus errores y se deje comer el terreno por quienes le están ganando la batalla de los valores resulta inquietante.

Hay honrosas excepciones. Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida compaginan sus tareas con la labor de oposición de la que han desistido en Génova. Fuera de ellos, el PP solo ataca a Vox, más por complejos que otra cosa. Feijóo va por libre, y la incomparecencia de Juanma Moreno de la escena nacional no es de recibo. En otros sitios como Baleares, otrora feudo popular, se entiende que el electorado opte por dar la espalda a los mediocres que echaron a alguien tan válido como José Ramón Bauzá para hacerse catalanistas. Y si alguien espera aún algo de Teodoro García Egea, que lo haga sentado.

En realidad, la actual estrategia del PP parece diseñada por Iván Redondo. Nunca un gobierno ha tenido una oposición tan inoperante. Pedro Sánchez es el principal valedor de Pablo Casado. Le alegra la vida. Mientras siga como líder (¿?) opositor la reelección del Frente Popular está más que asegurada. En España el precio de la luz está desbocado, y alguien desde la oposición debería tener la valentía de decir públicamente tres palabras: “más centrales nucleares”. El PP calla. En España se está produciendo un efecto llamada descomunal hacia una inmigración ilegal peligrosísima, y el PP calla. La cuota de autónomos es inasumible para muchos, y nunca se ha destruido -salvo en Madrid- tanto empleo como ahora, pero el PP calla. La izquierda destroza las calles y ataca a la Policía. ¿La respuesta de Casado? Criticar en una radio independentista la labor de esa misma policía durante los disturbios del 1-O. Y en Cataluña precisamente se produjo un efecto que ojalá no sea extrapolable al resto de España: muchos electores constitucionalistas no fueron a votar en las últimas autonómicas al no ver entidad suficiente en quienes teóricamente debían representarles. Alguien en Génova tendría que tomar nota. O el líder (¿?) popular empieza a hacer algo pronto, o una masa importante de votantes se quedarán en su casa ante la imposibilidad de elegir entre Sánchez o él. El ascenso del PP en los sondeos es más por deméritos ajenos que por aciertos propios. Y si nada cambia, puede que ese ascenso sea estéril ante un Pedro Sánchez experto en resistir a toda costa.

Antonio Hualde

Abogado

ANTONIO HUALDE es abogado e investigador de la Fundación Ortega y Gasset

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

0 comentarios