www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Globos sonda Escrivá

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 28 de septiembre de 2021, 20:21h

Lo cierto es que ya deberíamos estar acostumbrados, pero, discúlpenme, me resisto a pensar que no debo creer a un ministro, que me va a engañar a la cara o, mejor dicho, me parece increíble que el máximo responsable de un Ministerio como el de la Seguridad Social, tan importante con lo que miramos todos las cosas del dinero y del trabajo, nos tome por imbéciles. Luego sale siempre el señor José Luis Escrivá a decir que le hemos entendido mal (puede ser) o que se tergiversaron sus palabras (también puede ser) y que, en realidad, él no quería decir esto o aquello (suele ser). Quizá porque dice lo que le mandan…

El caso es que si hubiera sido una vez, podría colar; pero es que ya nos la ha jugado más veces antes. Esto es como lo de tirar la piedra y esconder la mano. Primero sale en una entrevista hablada o escrita soltando alguna lindeza sobre el futuro de las pensiones o el tiempo que hace falta para cotizar o hasta cuándo debemos trabajar y después, cuando ya se ha armado el revuelo, cuando ya ha cabreado a propios y extraños, matiza, rectifica o se disculpa, pero siempre culpando a otros, lo cual demuestra que no hay mucho arrepentimiento.

A principios de años nos dijo a todos que para jubilarse habría que computar como mínimo 35 años. Cuando casi se lo come medio mundo, rectificó. A principios de verano volvía a la carga y nos dijo que los baby boomers tendrían que elegir entre cobrar menos pensión o trabajar más. Igual, cuando estaba todo el lío montado, con los sindicatos y las empresas maldiciendo por las esquinas, vino a explicar que no había estado afortunado en sus declaraciones. Este domingo nos dice que nos planteemos eso de trabajar hasta los 75.

Me dice un amigo que vive en Milwaukee, estado de Wisconsin (EEUU) que las carcajadas se oían hasta allí y solo cuando dentro del propio Gobierno, otra ministra, le ha dicho que se está pasando con las declaraciones, que hay que tener “cautela” y “no hay que generar más tensiones”, el ministro de la Seguridad Social vuelve a justificarse, a rectificar, a corregirse y a disculparse con que él no decía eso exactamente y que se le ha malentendido.

Creo que el ministro Escrivá nos toma por imbéciles no porque piense que lo somos (eso espero, al menos), sino porque cree que no nos damos cuenta de sus verdaderas intenciones con este juego de “ahora la suelto y ahora la recojo”. O mejor, ahora lanzo un globo sonda, veo cómo reacciona el personal y en función de cómo se reacciones, así tomamos una decisión u otra.

El Gobierno tiene un problema con las pensiones o, mejor dicho, España tiene un problema con el Gobierno de Pedro Sánchez, que no sabe qué hacer con el sistema de pensiones ni cómo reformarlo.

Los distintos ministerios del Gobierno que se supone que saben de esto, el de los Asuntos Económicos, el de Trabajo y el de la Seguridad Social, no aciertan en cómo deben evitar el incremento del gasto en pensiones contributivas, de la misma forma que no saben cómo evitar el incremento de la tasa de dependencia, ni el aumento de la tasa de sustitución de las pensiones y, por supuesto, sobre todo, no saben cómo hacer que los parados encuentren un empleo para evitar el incremento de la tasa de empleo.

No hay que ser un lince para darse cuenta de que el sistema público de pensiones español se enfrenta, como el resto de países desarrollados, a un envejecimiento imparable de la población, lo que significa un aumento significativo de la longevidad y, en consecuencia, de la población en edad de jubilación.

No estoy en contra de la reflexión del ministro Escrivá. Hay que procurarle trabajo a los más jóvenes, pero para ello no hay que jubilar antes a los trabajadores más experimentados. Va en contra de la lógica de la eficiencia. Que se entienda, tampoco hay que retrasar el retiro de los que más saben hasta cuando les queden 5 o 10 años de vida. Suena mucho, señor ministro, a que quieren ahorrarse pagar su pensión y a que cuando lo hagan, será por poco tiempo.

Fórmulas para generar empleo hay muchas, pero ninguna del agrado de un Gobierno social-comunista que solo sabe hacer políticas sociales públicas cuando las arcas del erario están llenas. Consulten a los expertos. Por cierto, el señor Escrivá es uno de ellos, pero su función aquí es otra.

Entendiendo todos que no es lo mismo conducir o poner ladrillos o recoger la aceituna de sol a sol o… que ejercer de abogado o el periodismo o dirigir una empresa, lo ideal es permitir el desarrollo individual de cada uno según sus motivaciones, sus convicciones, sus ambiciones o su salud física y mental. Si lo mío es darle a la tecla de un ordenador para opinar, no creo que una hipotética jubilación deba ir pareja a la de una persona que carga y descarga camiones. Cada empleo tiene su tipo de trabajador y la caducidad de éste dependerá de, eso, de él mismo, de la persona.

Pero esto no se debate y si Pedro Sánchez, que no da puntada sin hilo, no ha prescindido de su ministro de la Seguridad Social es porque piensa que es un gran profesional que realiza perfectamente la tarea encomendada y que todos los globos sonda que manda con cada declaración altisonante tiene su respuesta mediática. Con eso también se toma el pulso a la calle y si no sale como se esperaba, se le echa la culpa siempre al mismo chivo expiatorio.

Si de paso cabreas a la compañera del PCE que hace la vida imposible a la mitad del Consejo de Ministros, mejor.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios