www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Minoría

lunes 18 de octubre de 2021, 20:48h

Con su habitual serenidad pastoral los obispos españoles han elaborado un diagnóstico de lo que pasa en nuestra sociedad y nos proponen a quienes somos católicos una terapia. En el documento titulado Fieles al envío misionero realizan una aproximación a la realidad social y eclesial en la actual situación de “metamorfosis global que redunda en la vida religiosa”, un cambio de época en continuo dinamismo. Somos una sociedad desvinculada, desconfiada y enfrentada, de la cual la inteligencia artificial sabe lo que necesitamos en cada momento; actuamos más como un “enjambre digital”, que como un pueblo organizado; y somos presa fácil de un relativismo dominante y de un nihilismo emergente. El resultado es un empobrecimiento espiritual, una pérdida de sentido moral que conlleva a “vivir como si Dios no existiera”.

“Si Dios, ese Dios combatido y expulsado de la sociedad, no vuelve, nos amenaza una destrucción parecida a la que experimentó el mundo romano a mediados del siglo V, que será la ruina de la prosperidad y de la cultura”. Estas palabras del teólogo y escritor norteamericano Reinhold Niebhur, dichas hace casi un siglo, quizás sigan teniendo vigencia hoy. Y aunque no sabemos con certeza si nos espera la ruina, sí, en cambio, puede afirmarse que Dios ha sido eclipsado. Ante el desafío que plantea la pregunta ¿cómo evangelizar en la actual sociedad española? el documento episcopal contiene orientaciones, criterios, prioridades y líneas de trabajo para los próximos cinco años. Porque la Iglesia no puede permanecer indiferente en un occidente secularizado que niega a Dios y endiosa al hombre cuando el pánico que provoca una pandemia evidencia la fragilidad de la vida humana.

Entre líneas el documento de los obispos aborda esa asignatura pendiente que como católicos no terminamos de superar: nuestra forma de presencia en el espacio público de una moderna sociedad democrática. Con una hostil cultura ambiental que margina, ridiculiza o se burla de nosotros, con creyentes que “creen sin pertenecer” a la Iglesia, reeditando aquél cansino slogan de los setenta “creo en Dios pero no en la Iglesia”, con fieles que pueden incurrir en la tentación de reducir la fe a un sistema cuasifilosófico, conservando las formas exteriores de la religión y perdiendo su corazón, resulta muy difícil asumir el desafío evangelizador. Hora es ya de concienciarse de que somos minoría. Necesitamos “resetearnos” en nuestra misión recordando el concepto de minoría que Pío XI recoge en Quadragesimo anno y actuar en esta hora presente como minoría perfectamente unida en la doctrina, en los métodos, en la disciplina y hasta en el afecto que haga de todos un corazón y un alma solos. Como minoría que aporte en la vida pública espíritu y táctica nuevos, cierta intrepidez en nuestro apostolado, nueva técnica de organización, singular actividad de movimientos, amplia comprensión de personas e instituciones, colaboración con afines, sentido de unión, y, sobre todo, ideas sociales y, aún políticas, muy claras y sólidas bebidas en los documentos pontificios. Pero sobre todo minoría en la que todos y cada uno demos testimonio personal de amor al prójimo que haga patente nuestra identidad inseparable de nuestra pertenencia eclesial y con un adecuado método de conocimiento de la Doctrina social de la Iglesia. Solo así será posible “recatolizar” España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (14)    No(0)

+
1 comentarios